14 consejos naturales para tener una piel sana 

 

Puede que no exista la fuente de la juventud, pero consumir comida sana y una buena rutina diaria pueden hacer maravillas para prevenir e incluso revertir el proceso de envejecimiento. Tu cuerpo necesita los nutrientes correctos para combatir el daño provocado diariamente y tu piel no es la excepción.  

Por otro lado, las comidas procesadas, el estrés, las toxinas y las dietas bajas en nutrientes pueden acelerar significativamente el proceso de envejecimiento. Pero si te proteges de los químicos dañinos y duermes lo suficiente, a la vez que haces ejercicio físico y de relajación, de seguro lograrás mantener tu piel sana y reluciente. 

  1. Bebe mucha agua

Incluso un pequeño grado de deshidratación puede hacer que tus funciones corporales marchen de la manera menos adecuada. Desde el instante en que empiezas a deshidratarte, tu piel empieza a sufrir las consecuencias, causando que se vea opaca, áspera y flácida. 

  1. Ingiere alimentos ricos en antioxidantes

Los antioxidantes son los mejores recursos que el cuerpo tiene a su disposición para combatir las enfermedades y el envejecimiento, al reducir el daño causado por nuestra exposición diaria a los elementos y las inflamaciones. La inflamación es la causa primaria de la formación de arrugas. Algunas de las mejores fuentes de antioxidantes son: 

  • Arándanos 
  • Granadas 
  • Espinacas 
  • Frambuesas 
  • Frutos Secos 
  • Uvas 
  • Tomates 
  • Brócoli 
  • Chocolate Amargo (con un contenido de cacao de al menos 70%) 
  • Te verde orgánico. 

 

  1. Asegúrate que tu plato de comida parezca un arcoíris de colores

Los radicales libres que se forman en nuestros cuerpos son los responsables de causar graves daños a nivel celular. Las comidas ricas en nutrientes que consumimos son nuestra primera línea de defensa para neutralizar estos daños. Pero para lograr los mejores resultados, necesitarás consumir la mayor variedad de antioxidantes que puedas para que puedas combatir todas las clases distintas de radicales libres. Piensa en los colores de comida que no has consumido a lo largo del día e intenta incluirlos en tu siguiente comida. 

  1. Consume comida orgánica

De esa manera reduces el consumo de toxinas que promueven el envejecimiento. 

  1. Limita tu exposición al sol

Pequeños intervalos de tiempo bajo la luz del sol, ayudan a promover la producción de vitamina D en tu cuerpo y por lo tanto son altamente beneficiosos, pero demasiado sol dañara tu piel. No olvides usar tus lentes de sol y protector solar ricos en zinc o dióxido de titanio para una mayor protección. 

  1. Opta por usar productos para el cuidado de la piel que sean de origen natural

Muchos productos para el cuidado de la piel contienen químicos muy agresivos para la piel. Asegúrate de investigar bien a la hora de elegir un humectante o maquillaje para asegurarte de que sean los mejores para tu piel. 

  1. 7. Usa productos de limpieza que no sean tóxicos

Es imperativo que limites tu exposición a los productos químicos tóxicos debido a que la piel los absorberá como esponja.  

  1. Asegúrate de tener siempre cerca una planta

Los niveles de contaminación en el interior de nuestras hogares y oficinas, puede llegar a ser incluso más alto que en los exteriores. Una planta en tu hogar o en tu lugar de trabajo funciona como un filtro de aire además de contribuir a humidificar el aire y esto hace que nuestra piel esté mucho más hidratada. 

  1. Consume cantidades suficiente de vitamina C

Una dieta rica en vitamina C contribuye a disminuir la aparición temprana de arrugas. Los investigadores han descubierto que la piel expuesta a suficiente vitamina C por largos periodos de tiempo, puede producir hasta ocho veces más colágeno. 

  1. Come más grasas saludables

Es de suma importancia incorporar a tu dieta alimentos como los aguacates, las semillas de linaza, el aceite de oliva, nueces y pescado. Ya que los ácidos grasos son cruciales para preservar la apariencia joven de tu piel. 

  1. Evita el azúcar

El consumo excesivo de azúcar daña las proteínas de colágeno y elastina, lo cual provoca que aparezcan las arrugas. 

  1. Limpia tu cuerpo de manera natural

Una gran cantidad de toxinas recorren libremente nuestro cuerpo provenientes del aire, el agua e incluso de la comida que consumimos. Estas toxinas dañan nuestro organismo y esto acelera el proceso de envejecimiento.  

Eliminar estas toxinas es recomendable para que el cuerpo pueda concentrarse en producir energía y lo mejor de todo, es que se puede hacer en la comodidad de tu casa sin mayores ingredientes. Sólo tienes que tomar un vaso de agua con un limón exprimido en temprano por la mañana de manera diaria para ayudar a nuestro cuerpo a desintoxicarse. 

  1. No dejes que nada te prive de un buen sueño

Tu piel se repara a así misma y rejuvenece durante el sueño profundo. No te preocupes tanto por dormir 8 horas cada noche, sino porque tus noches de descanso sean de calidad. 

  1. Ejercítate

Realizar actividad física moderada incrementa la circulación de oxigeno y nutrientes en tu cuerpo. Además, elimina toxinas a través de la sudoración, lo que conlleva a una piel más clara y firme. Por último pero no menos importante, recuerda sonreír. Es el mejor ejercicio que puedes hacer con tu cara. 

Autora del Post;

Edith Gómez

Editora – gananci.com

 https://www.linkedin.com/in/edithgomezbenitez