7 Consejos para compensar excesos en comidas y bebidas durante la Navidad

 

La Navidad es la época del año en la que más bebemos y comemos. De media los españoles engordamos entre 3 y 4 kilos.

Los atracones parecen inevitables en estas fechas. En definitiva, la Navidad es un período que nos lleva a cometer muchos excesos tanto en la comida como en la bebida por lo que nuestro organismo se resiente.

En este post os recomendamos algunos plantas y nutrientes que apoyen a los mecanismos de depuración del hígado para proteger el órgano que más sufre el hígado:

  • Alcachofa (Cynara scolymus): En su composición destaca la cinarina, un activo que actúa favoreciendo la secreción de la bilis. Ejerce un efecto regenerador sobre las células del hígado y mejora los niveles de colesterol en sangre, además de poseer un alto contenido en fibra beneficiosa para la salud intestinal.
    • Remolacha (Beta vulgaris): Su contenido en sales minerales hacen de ella un excelente alcalinizante que ayuda a eliminar la acidez corporal depurando la sangre y ayudando al hígado en su función depurativa. Presenta betaína, un compuesto que incrementa el flujo de la bilis que transporta las toxinas solubles en grasa desde el hígado al intestino para que sean eliminadas con las heces. Apoya el buen tránsito intestinal al ser una raíz rica en fibra.
  • Rábano negro (Raphanus sativus var. nigra): Es especialmente apreciado por su capacidad para drenar y depurar el hígado y la vesícula biliar. Contiene compuestos sulfurados responsables de estimular la contracción de la vesícula, la producción de la bilis y el vaciamiento de dicha glándula favoreciendo la eliminación de desechos y toxinas acumuladas en el organismo. También destaca por su actividad diurética.
  • Diente de león (Taraxacum officinale): Igual que el cardo mariano, el diente de león está considerado uno de los mejores remedios para los trastornos del hígado. Diurético y depurativo por excelencia incrementa la producción de bilis en el hígado y su vaciamiento a través de la vesícula biliar.
  • Cardo mariano (Silybum marianum): La silimarina es el principal constituyente de la planta que ha sido ampliamente estudiado para la protección y la regeneración hepática por lo que tradicionalmente se ha recomendado en multitud de trastornos vinculados a la salud hepática. Su actividad se centra en su acción antioxidante que permite mejorar la capacidad hepática de eliminar toxinas.
  • Cúrcuma (Curcuma longa): Posee un efecto protector del hígado similar a la silimarina del cardo mariano. Su actividad antioxidante proporciona protección frente a una gran variedad de tóxicos hepáticos.
  • Ácido alfa-lipoico: Es un nutriente excelente para detoxificar el hígado ya que incrementa los mecanismos de defensa antioxidantes en las células hepáticas. Diferentes estudios sugieren que este nutriente puede influir positivamente en el tratamiento de enfermedades hepáticas. También se ha demostrado su efecto protector frente a la hepatotoxicidad inducida por metales pesados o sustancias tóxicas.

 

 

¿Qué comer después de una comida copiosa?

Desayuno: té verde, macedonia de fruta natural (piña, papaya, plátano, pera, manzana), zumo de naranja y yogur bífidus.

Comida: caldo de verduras, cardo con alcachofas, espárragos y almejas, yogur bífidus.

Merienda: uvas, infusión de manzanilla.

Cena: caldo de verduras del mediodía, ensalada completa (escarola, endibias, granada y frutos secos troceados), pan integral e infusión relajante.

Master & Curso Slim Form