Beber agua con limón en ayunas

Prevenir el envejecimiento prematuro y eliminar las toxinas que le sobran a nuestro organismo son solo algunas de las ventajas de esta ingesta.

El agua con limón es una bebida natural y sencilla de preparar, por eso cada vez se suma más gente a la tendencia de consumirla en ayunas. Y es que, a pesar de contar con un sabor ácido, se trata de una alternativa natural que cuenta con numerosos beneficios para la salud debido a la vitamina C que contiene y a sus propiedades antivirales, antibacterianas y antimicrobianas.

1. Depura el intestino: además de regular los niveles de pH de nuestro sistema digestivo reduciendo la acidez, también elimina las toxinas acumuladas a lo largo del día debido a la alimentación y la contaminación evitando la acción negativa de los radicales libres.

2. Ayuda a perder peso: al facilitar la eliminación de toxinas y favorecer la digestión favorece la aceleración del metabolismo y la combustión de la grasa. Eso sí, es importante no edulcorarla.

3. Mantiene la salud de la piel y evita el envejecimiento prematuro: la vitamina C fomenta la producción de colágeno y los antioxidantes la protegen, hidratan y preservan su estado para que no aparezcan arrugas.

4. Hidratación extra: es una buena opción para no deshidratarnos estos meses de altas temperaturas y una buena forma de obligarte a beber agua para estar siempre bien hidratado.

5. Refuerza el sistema inmune: beber agua con limón a diario refuerza las defensas y contribuye a prevenir algunas enfermedades, entre las que destacan las patologías relacionadas con la salud del corazón, y las infecciones urinarias.

6. Combate el estreñimiento: los cítricos y el agua regulan el tránsito intestinal evitando las retenciones y ablandando las heces.

7. Elimina el mal aliento: el mal sabor de boca y la sequedad con la que nos levantamos por las mañanas se puede reducir gracias al agua con limón, que lucha contra las bacterias bucales.

8. Regula el ácido úrico: los cristales asociados al ácido úrico, que provocan a su vez la inflamación de las articulaciones, se tienden a reducir con esta ingesta diaria. Además, también mejora la circulación de la sangre.

9. Mejora el estado de ánimo: los iones del limón proporcionan un aporte extra de energía al cuerpo y contribuye a reducir la ansiedad y el estrés haciéndonos sentir mejor con uno mismo.

10. Acelera la recuperación deportiva: repone las sales del cuerpo sin incluir calorías de más. Por este motivo, conviene beberla antes, durante y después de realizar un esfuerzo físico. Eso sí, empezando siempre en ayunas.

Fuente – Leer Mas