Diseñan un tratamiento para reducir el dolor de las menstruaciones severas,  disminuye además el sangrado y mitiga la posibilidad de contraer anemia.

 

La menstruación severa  afecta a entre un 20% y un 30% de ellas en su etapa premenopaúsica

Cuanto menos se produce la proteína HIF-1, mayor es el tiempo de recuperación y más sangre se pierde, lo que puede provocar anemia, una enfermedad que deriva en la insuficiencia de glóbulos rojos para poder llevar oxígeno a todo el cuerpo.

Durante la menstruación, el revestimiento mucoso que cubre el útero -conocido como endometrio- se pierde y deja tras de sí una herida que desemboca en el sangrado menstrual. Los investigadores encontraron que, cuando el útero recibe niveles bajos de oxígeno, la producción de la proteína HIF-1 es mayor, por lo que la recuperación del endometrio es más rápida, lo que reduce el dolor y el sangrado.

Una solución nueva que no implica “tratamiento hormonal”. Un medicamento  inhibidor PHD que “engañase” al útero para que actuase como si los niveles de oxígeno fueran bajos.

 

CURSOS FORMACIÓN ONLINE