El cáncer de mama en cifras
19 de octubre, día mundial

Cada año se diagnostican unos 26.000 casos nuevos en España
El tratamiento ha mejorado un 20% la supervivencia en tres décadas

 

Aunque cada vez son más las mujeres con cáncer de mama que reniegan de la rosificación que ha rodeado a esta enfermedad y del marketing que acompaña al19 de octubre en forma de lazos rosas por doquier, al menos esta fecha sirve para poner sobre la mesa las reivindicaciones y necesidades de las pacientes.

¿Siempre hay que operar?

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), aproximadamente a la mitad de las pacientes es necesario extirparles la mama en su proceso de tratamiento. En otros casos, la quimioterapia, la radioterapia o incluso cirugías más conservadoras (que permiten extirpar el tumor conservando el pecho) son suficientes. La SECPRE también denuncia que sólo el 30% de las mujeres mastectomizadas (unas 4.800) son operadas para la reconstrucción del pecho y apenas 1.900 (un 40%) son operadas inmediatamente (es decir, en una misma cirugía se les extirpa la mama y se les implanta una prótesis de silicona). Esta reconstrucción inmediata es la preferible en la mayoría de casos (en otros no es médicamente posible) porque la mujer no llega a vivir el trauma de verse sin uno o ambos pechos.

¿Qué hay que mejorar?

En este punto coinciden las reivindicaciones de pacientes y profesionales: una atención homogénea en toda España y una cartera de servicios común (que no dependa de cada comunidad o incluso de cada hospital), que las mujeres estén en manos de equipos multidisciplinares, que se suministre a la paciente información exahustiva y rigurosa sobre su cáncer, que se refuerce la investigación para que cada vez más mujeres (y no sólo las jóvenes) puedan participar en ensayos clínicos y que se individualice el tratamiento para que cada una reciba la terapia más adecuada a sus características. Además, como llevan algunos años reclamando las asociaciones, hay que evitar que la enfermedad saque a las mujeres del mercado laboral.

¿Se puede prevenir?

Aunque hay muchos factores de riesgo para esta enfermedad (como el propio hecho de ser mujer, la edad, factores familiares y hormonales…), sí hay ciertos cambios en el estilo de vida que pueden reducir las probabilidades de desarrollar la enfermedad. Hacer ejercicio físico, evitar el sedentarismo, la obesidad o el tabaco o consumir aceite de oliva virgen extra son algunas de esas ‘recetas preventivas’ (que no infalibles).

 

Fuente: http://goo.gl/EJk92G

 

 

14449856229150