Inyecciones de vitaminas o el secreto ‘antiaging’ de las mujeres que mejor envejecen, el furor que causa entre las celebs, confirman su efectividad

 

Las inyecciones de vitaminas no son un tratamiento nuevo. Ni mucho menos. Pero el hecho de que lleven muchos años practicándose y el furor que causan entre celebrities y mortales (sobre todo al cumplir los 40), confirman el momento dulce que están viviendo. Y decimos dulce porque cada vez son más los médicos que alaban sus bondades y que han explorado sus posibilidades para crear nuevos tratamientos a la carta adaptados a casi todas las necesidades.

Es más, conozco a unas cuantas mujeres de mi entorno que recurren con frecuencia a estas inyecciones y que, además, lo reconocen (algo no siempre frecuente cuando te haces algún tipo de tratamiento médico-estético).

Después de hacérmelas, noto mi piel mucho más fresca, jugosa y más saludable”,

me cuenta una de ellas con total convencimiento.

Y es que, tras pensar en la calidad de la piel de las mujeres que sé que las han probado –incluida Cindy Crawford, que fue de las primeras en afirmar que, a determinada edad, para recuperar la elasticidad de la piel tenía que recurrir a estas inyecciones– se puede afirmar que este protocolo puede ser uno de los mejores secretos antienvejecimiento de las mujeres que mejor envejecen.

Las inyecciones de vitaminas e hialurónico nos ayudan a obtener una activación en la producción de colágeno, fibras elásticas… y esto da como resultado una piel resplandeciente, hidratada, firma y revitalizada”.

Y, ¿acaso no es eso lo que queremos cuando buscamos envejecer con naturalidad?

 

¿Qué problemas se pueden tratar con ellas?
Amén de la capacidad que tiene este tratamiento para mejorar la calidad de nuestra piel, tiene otras bondades, tal y como nos explica la doctora Neus Tomás:

“Siempre se aplican para mejorar la elasticidad de la piel, corregir pequeñas imperfecciones como los poros abiertos y aportar luminosidad. Pero dependiendo de la composición del cóctel vitamínico que vayamos a inyectar podrá servir como antienvejecimiento, para tratar el acné o determinadas cicatrices”.

¿A partir de qué edad puede hacerse un tratamiento de mesoterapia facial con vitaminas?
Aunque siempre hay excepciones individuales, la doctora Tomás considera que pueden empezar a hacerse a partir de los 25 años. Y es que “a partir de los 21 empezamos a envejecer”, sentencia la experta, que subraya la capacidad preventiva de este protocolo.

Vitaminas piel

© Miguel Reveriego. Realización: Belén Antolín

¿Se puede hacer vida normal tras este tratamiento?
“La incorporación a la vida cotidiana es inmediata. No hay hinchazón ya que las infiltraciones son muy superficiales. Sí que podemos tener un ligero enrojecimiento propio del pinchazo, pero en unos minutos desaparece”, señala la doctora, que nos explica que, si el paciente es muy sensible, se utiliza anestesia tópica para llevar a cabo el protocolo.

Es uno de los procedimientos más sencillos que hay”, añade.

¿Cada cuánto tiempo deben hacerse?
Aunque el protocolo de tratamiento siempre dependerá de la piel de cada paciente, los expertos recomiendan llevar a cabo estas sesiones con inyecciones, al menos, una vez al año.

“Para empezar solemos hacer 3 sesiones separadas entre 15 días o un mes”,

explica la doctora Tomás, que también nos propone otra pauta de acción: una sesión de vitaminas en cada cambio de estación.

 

¿Solo pueden aplicarse en el rostro?
Aunque el uso más extendido de estas microinyecciones dérmicas sea en rostro, cuello, escote y manos, también se están utilizando en el cuero cabelludo para mejorar la calidad del cabello y mejorar problemas de caída.

“Los médicos que nos dedicamos a esta especialiad sabemos muy bien para que sirven las vitaminas: estimulan las células dérmicas aportando jugosidad a la piel y protegiendo y manteniendo su buen funcionamiento”, afirma la doctora Neus Tomás.

Fuente – Leer Mas