La dieta para adelgazar en 21 días que utiliza Oprah Winfrey y que arrasa en EEUU


Hay dos grandes mujeres que todo estadounidense adora, una es la Estatua de la Libertad y la otra, Oprah Winfrey. La diosa afroamericana de los ‘talk-shows’ televisivos, que se ha codeado con presidentes y celebridades de toda índole, tiene su propia cruzada contra la obesidad. De hecho, ella, que siempre había sido una atractiva aunque oronda MILF, perdió casi 12 kilos siguiendo el programa de adelgazamiento de Weight Watchers y ahora se ha convertido en su evangelizadora. Y no solo eso, Oprah está convencida de que la práctica habitual de la meditación puede ayudarnos a perder peso, y después de verla lucir tipazo en la pequeña pantalla quién no la creería…

Acompañada de Deepak Chopra, a la sazón pastor de la nueva era, ha diseñado un plan de 21 días de meditación que permite, según ‘The Daily Mail’, maximizar las posibilidades de éxito de tu pérdida de peso; eso sí, entre tanto debes ponerte a dieta.

“He aprendido que el peso no solo tiene que ver con nuestro estado físico, sino que entran en juego otros aspectos de nuestra vida”, explica Oprah, quien nos anima a hacernos una peliaguda pregunta: ¿sabemos reconocer realmente cuándo estamos hambrientos?


Su insistencia en resolver esta cuestión tiene que ver con un hecho que muchos habrán observado, y es que comemos sin conciencia, y no nos referimos a “éticamente”, sino a que devoramos sin prestar atención a lo que estamos haciendo. “Me doy a mi misma la oportunidad de estar centrada en un pensamiento ‘sagrado’, alineado con algo mayor que yo misma, y de esa forma empiezo el día”, explica en sus charlas a los miembros de Weight Watchers, y aunque algunos alcen la ceja, lo cierto es que si lo dice Oprah, funciona.

Conciencia y peso

Con el afán de divulgar su descubrimiento y guiar hacia la luz a los espectadores de Estados Unidos, cuyo índice de obesidad tiene dimensiones epidémicas, el tándem ‘new age’ formado por Chopra&Oprah ha grabado audios de meditación de 20 minutos de duración para “iluminar cuerpo, mente y espíritu” y que están disponibles de manera gratuita para todo aquel que quiera seguirlos. Pero, ¿por qué deberíamos hacerlo? ¿Acaso una actividad tan pasiva puede hacernos perder peso?

Según explicó a ‘The Huffington Post’ Deepak Chopra, esta práctica puede operar cambios positivos en tu mente en tan solo ochos semanas tanto a nivel hormonal como conductual y, sobre todo, emocional, y recalca que deberíamos olvidarnos de la biología como destino en favor de la consciencia como destino.

La meditación que plantea no tiene nada de invocación a guías pasados ni energías feéricas, sino que se basa en el ‘mindfulness’ y puede ser realizada tanto en reposo, sentado cómodamente, o bien junto a nuestros quehaceres diarios. El único requisito –y es también la clave del éxito en la pérdida de peso– es prestar atención. Por ejemplo, si practicamos meditación mientras comemos deberíamos focalizarnos en la propia acción, el sabor de los alimentos y cómo los masticamos, en vez de charlar o ver la televisión. Es importante, sostiene, reflexionar sobre la cantidad que comemos y por qué lo hacemos.

Hambre física o emocional

Cuando Oprah nse pregunta cómo sabemos que estamos hambrientos, se refiere a la tan extendida confusión entre necesitar ‘realmente’ comer, como acto fisiológico, o llenar un vacío emocional y distraer nuestra mente.

Muchas personas con sobrepeso utilizan la comida como un mecanismo de compensación; si están estresados o ansiosos recurren a un helado o una bolsa de patatas fritas como salida, porque mientras están devorando esa cantidad de calorías su cerebro descarga tensión. De igual forma, dice Chopra, si nos sentamos frente a un plato en estado de gran excitación somos tan voraces que no damos tiempo a escuchar las señales de saciedad de nuestro cuerpo.

Para evitarlo, el gurú propone una estrategia: colocar una mano sobre el estómago antes de comer y pensar en cuán hambrientos nos sentimos en una escala del uno al diez –siendo uno famélicos y diez totalmente saciados–. Chopra recomienda esperar hasta encontrarnos cerca del nivel uno para comer. Asimismo, el estómago vacío, dice, tiene la forma de un puño cerrado; por ello nos anima a abrir nuestras manos e imaginar que las dos palmas están llenas de comida. ¿Cuál sería la cantidad apropiada de alimentos?, se pregunta el gurú, y responde: “Deberías llenar tu estómago solo dos tercios para una óptima digestión”. Es decir, el nivel cinco de la escala de la que hablaba.

Además, cuando estamos agobiados o estresados nuestro cuerpo libera cortisol, la hormona culpable de que no consigas adelgazar aunque hagas dieta y ejercicio, porque al ayudarnos a sobrevivir en situaciones estresantes redistribuye la grasa del cuerpo y la sitúa en la zona abdominal. Por contra, al practicar meditación se libera otro tipo de hormonas del placer, como la oxitocina y la serotonina, que nos hacen sentir más relajados y menos hambrientos.

Sea como fuera, ya busquen en la meditación una ayuda para bajar de peso o una forma de conocer y cambiar hábitos, dedicarle unos minutos al día a respirar y aprender a escuchar nuestro propio cuerpo nos ayudará a entender qué estamos tratando de compensar comiendo en exceso –si es un vacío emocional, una falta de confianza o de autoestima– y volver a tomar el control de nuestra vida.


Leer más:
http://goo.gl/ex9lhU