Llega el secreto Japones del Agua Hidrógenada

Agua enriquecida con hidrógeno, el agua que todos debiéramos beber sin excepción. El hidrógeno es capaz de atrapar los radicales libres que nos oxidan, protegiendo nuestros genes.

El hidrógeno, la molécula más pequeña y básica que representa el 99% de la materia del universo.

El hidrógeno es un componente elemental de la vida y del universo. Es el elemento químico más ligero y abundante en existencia. El hidrógeno compone el 90% del universo, y el 99% del sol, que es de donde recibimos toda la energía de la tierra. No es casualidad que el hidrógeno sea proporcionalmente la molécula principal de nuestras células

Hidrógeno: 62.38   Oxígeno: 25.55   Carbono: 9.42    Nitrógeno: 1.35    Calcio: 0.24    Fósforo. 0.20

El HIDROGENO es un elemento vital y cumple numerosas funciones en tuorganismo:
1. Neutraliza los radicales libres que es lo que nos envejece, y que causan el 90% de las enfermedades.
2. Inhibe el daño a nivel genético
3. Estimula las enzimas de las células que actúan como antioxidantes.
4. Tiene propiedades antiinflamatorias y reduce los síntomas de las alergias.
5. Reduce el azúcar en sangre.
6. Protege contra bacterias y virus.

En Japón beber y bañarse en agua hidrogenada ha sido durante mucho tiempo la obsesión de las japonesas, que ya se han rendido a sus bondades curativas y rejuvenecedoras.  Es un básico. Y es que durante los últimos 60 años han trabajado duro para demostrar mediante numerosos estudios todas sus propiedades terapéuticas.

El Ministerio de Salud y Bienestar japonés reconoció su valor en 1965. Ahora sólo queda un paso: que Occidente se rinda a sus beneficios y la convierta en una realidad al alcance de todos.

Oxidación celular

Para entender la acción del hidrógeno hay que entender primero el proceso de oxidación celular  (Nos oxidamos ergo, envejecemos…)  Parte del oxígeno que respiramos, se convierte en oxígeno reactivo, un radical libre que “nos oxida”. Esto se traduce en envejecimiento y enfermedades (hasta un 90% de las que nos atacan). El hidrógeno es capaz de atrapar los radicales libres que nos oxidan, protegiendo nuestros genes.

Hidrógeno para la belleza (nuestra piel)

Al ser la molécula más pequeña, el hidrógeno traspasa fácilmente la membrana celular, llegando fácilmente a la mitocondria, la central de energía de nuestras células y a su vez, al núcleo de la misma donde se almacena toda la información del ADN. Por ello actúa de forma directa y eficaz para prevenir la oxidación, el envejecimiento y protegernos frente a las enfermedades.

Además, el hidrógeno actúa en otros ámbitos como en la relación ácido-base del cuerpo, evitando que se propagan los virus, hongos y bacterias; ayuda al movimiento de los intestinos; mejora el metabolismo; aumenta la energía y claridad mental; mejora la atención; incrementa los rendimientos deportivos y disminuye los tiempos de recuperación de lesiones; alivia los dolores musculares y articulares y mejora la circulación.