Los peces se quedan con tu cara

Mucho se ha debatido sobre si la capacidad de reconocer caras es algo innato o fruto del aprendizaje. Una investigación de la Universidad de Queensland, en Australia, se decanta por lo segundo después de haber entrenado con éxito a peces arquero para que sean capaces de distinguir diferentes rostros humanos. Y eso que carecen de la estructura cerebral, el neocórtex, que tanto humanos como animales domésticos utilizan para este fin. Los resultados se acaban de publicar en un artículo de la revista Scientific Reports.

Los peces arquero escupen chorros de agua para derribar los insectos de los que se alimentan, lo que indica que cuentan con una buena visión. Gracias a ella han podido diferenciar las caras que los investigadores les iban mostrando en una pantalla situada sobre el tanque de agua. Si los peces acertaban en su elección, recibían comida como recompensa. Así aprendieron a distinguir los rostros con una precisión del 89%, incluso cuando se cambiaba el color de la cara, la forma de la cabeza o el brillo de la imagen.

El estudio no sólo pone de manifiesto la capacidad de estos animales para discriminar patrones visuales, sino que también prueba que los vertebrados sin neocórtex y sin capacidad innata para distinguir caras humanas pueden aprender a hacerlo. Los resultados sugieren que debe existir otra región del cerebro que realiza esta función. Los mamíferos no primates como ovejas, perros, vacas y caballos también tienen cierta habilidad en el reconocimiento facial, al igual que aves como las palomas y los cuervos; estos últimos no disponen de neocórtex pero sí de estructuras similares.

Fuente:  http://goo.gl/WWUtVm