NEOANGIOGÉNESIS con Ondas de Choque para la Disfunción Erectil – Impotencia

 

La Disfunción Eréctil es un proceso muy común que afecta a 152 millones de personas en todo el mundo. El primer diagnóstico lo da el propio paciente cuando se alarma al no conseguir rigidez suficiente para penetrar.

Se define como la incapacidad sostenida para conseguir y mantener una erección suficiente para permitir una relación sexual satisfactoria.

En occidente se presentan 25-30 nuevos casos por 1000 habitantes y año, y sólo en España se calcula que existen entre 1,5 y 2 millones de varones con disfunción eréctil. Sin embargo sólo el 16,5 % de los afectados consultaba por este problema (Estudio EDEM de 1999).

Nos encontramos disfunción eréctil en todas las edades. En los jóvenes la causa más frecuente es la psicogénica. La franja de edad de mayor incidencia de causa orgánica se encuentra en hombres entre 50 y 70 años (75%).

 

¿Qué aportan las ondas de choque?

El efecto de las ondas de choque de baja intensidad se denomina NEOANGIOGÉNESIS, es decir la aparición de nueva circulación tras destruir el tejido fibroso.

La NEOANGIOGÉNESIS -Neovascularización Es la capacidad de formar nuevos vasos sanguíneos por medio de la secreción de factores de crecimiento, como el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF).

Ondas de choque de baja intensidad en disfunción eréctil

La mayor parte de los problemas de funcionamiento de los mecanismos de la erección son debidos por una parte al déficit circulatorio y por otra a la esclerosis de los pequeños vasos sanguíneos, así como  a una fibrosis progresiva de los cuerpos cavernosos.

Esta fibrosis – esclerosis y este fallo circulatorio se produce tanto en la diabetes, como en la Hipertensión Arterial, como en la Dislipemia por colesterol o en las otras Arterioesclerosis. También en enfermedades de origen desconocido como la Fibrosis de Cuerpos Cavernosos o la Enfermedad de La Peyronie.

Por eso, la aplicación de ondas de choque de baja intensidad va a aportar una mejoría significativa, al luchar en contra de la fibrosis y de la esclerosis, y al producir una nueva vascularización. Los nuevos vasos son indispensables para recuperar la Fución Erectil normal

El tratamiento va a producir sus efectos de una forma progresiva en el tiempo, observando las mejorías entre 1 y 3 meses de la aplicación de las Ondas de Choque. Este tratamiento no excluye para nada el uso de medicamentos orales para mejorar la erección. Se puede aplicar mientras el paciente sigue tomando su tratamiento oral. Lo que se pretende conseguir es que el paciente o bien deje de necesitarlo, o que precise menor dosis o tomarlo más espaciadamente. En otros casos, pacientes no respondedores a estos medicamentos consiguen poder responder a ellos, alejándose así de la necesidad de una intervención.

¿EN QUE CONSISTE LA APLICACIÓN DE ESTE TRATAMIENTO?

El tratamiento con ondas de choque se fracciona en varias sesiones (se divide generalmente  en cuatro sesiones de entre 20 y 30 minutos).

Cada una de estas sesiones dirige las ondas de choque a una de las cuatro partes de los cuerpos cavernosos en los que se produce la erección………

 

– 1ª Sesión:  se aplica ondas de choque en el lado derecho de la crura (periné y raíz del pene).

– 2ª Sesión: se aplica ondas de choque en el lado izquierdo de la crura (periné y raíz del pene).

– 3ª Sesión: se aplica ondas de choque en el lado izquierdo del pene.

– 4ª Sesión: se aplica ondas de choque en el lado derecho del pene.

El tratamiento por ondas de choque para la disfunción eréctil es no invasivo, indoloro y no requiere sedación ni anestesia, no provoca efectos secundarios.

las pruebas clínicas, se ha demostrado que el tratamiento por ondas de choque para la disfunción eréctil es eficaz a largo plazo tras un período de seguimiento de un año. Estos resultados se han confirmado mediante un estudio clínico realizado con un amplio grupo de pacientes.