¿Quieres adelgazar?

La bebida que nunca hubieras imaginado que quema grasas

UN NUEVO ESTUDIO SOBRE EL VINO

Los beneficios para nuestra salud cardiovascular de un consumo moderado de vino son de sobra conocidos, pero un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Oregón, en Estados Unidos, asegura que nuestra bebida favorita podría ayudarnos también a perder peso.

El equipo del bioquímico Neil Shay, autor principal de la investigación, estudió la reacción de un grupo de células humanas creadas en laboratorio a la exposición de cuatro compuestos naturales presentes en las uvas muscadinas, una variedad de fruta nativa del sudeste de EEUU. Uno de los compuestos, el ácido elágico –un polifenol presente en muchas nueces y frutas de color rojizo–, se mostró especialmente potente: redujo de manera drástica el crecimiento de las células de grasa existentes y frenó la aparición de otras nuevas, acelerando, además, el metabolismo de los ácidos grasos en las células del hígado.

Shay reconoce que este compuesto presente en el vino, pero también en las uvas y el zumo de éstas, no puede ayudarnos a adelgazar de forma directa, pero sí puede ayudar a las personas con sobrepeso a quemar mejor la grasa, especialmente en el hígado. Esto puede ser importante para prevenir la aparición de enfermedades típicamente relacionadas con la obesidad, como la esteatosis hepática, más conocida como hígado graso.

“Si podemos desarrollar una estrategia nutricional para reducir la dañina acumulación de grasa en el hígado, usando alimentos comunes, será una buena noticia”, asegura Shay en la nota de presentación del estudio.

Si algo es bueno para ti, ¿por qué no vas a tomarlo?

La investigación, que se ha publicado en The Journal of Nutritional Buochemistry, recoge también un experimento con ratones, que fueron alimentados con extractos de uva Pinot noir. Un grupo de ellos fue alimentado con una dieta normal, con un 10% de contenido en grasas, y el otro se adaptó a un régimen con un 60% de grasas, el tipo de dieta poco saludable que provoca un rápido aumento de peso.

“A nuestros ratones les gustaba la dieta rica en grasas y abusaron de ella”, explica Shay. “Son un buen modelo para estudiar a las personas sedentarias que comen demasiados snacks y no hacen suficiente ejercicio”.

Durante las 10 semanas que duró el ejercicio, los ratones que tomaron la dieta rica en grasas desarrollaron síntomas de diabetes e hígado graso. Lo mismo que ocurre en las personas que llevan una dieta tan poco saludable. Pero los ratones que consumieron el extracto de uva acumularon menos grasa en sus hígados y tuvieron unos niveles más bajos de azúcar, parecidos a los que registraron los ratones que habían tomado la dieta normal.

Tras analizar los tejidos de los ratones que habían ingerido el extracto de uvas, los investigadores descubrieron una actividad mayor en las proteínas PPAR-alfa y PPAR-gamma, dos proteínas que trabajan con las células para metabolizar el azúcar y la grasa. Shay cree que el ácido elágico y otros compuestos presentes en las uvas, el mosto y el vino, se unen a estas proteínas y activan los genes responsables del metabolismo de la grasa y la glucosa.

El objetivo de esta investigación, asegura su autor, no es el desarrollo de nuevos fármacos, si no guiar a la gente para que elija determinadas comidas y bebidas, que son particularmente beneficiosas para nuestra salud. El extracto de uvas que tomaron los ratones sería el equivalente a ingerir una taza y media de esta fruta al día para un humano.

“Tratamos de esclarecer los efectos sobre la salud de determinadas comidas”, explica Shay. “Si estás haciendo la compra y sabes que un determinado tipo de fruta es bueno para ti, ¿por qué no ibas a comprarla?”.

Aunque la nota de presentación del estudio insiste en que el vino, el mosto y las uvas tienen los mismos efectos beneficiosos, la investigación señala que la concentración de ácido elágico en las uvas es algo mayor que en el vino, por lo que podemos encontrar mayores beneficios si consumimos la fruta en su estado natural.

Ahora bien, si lo que nos preocupa cuando bebemos es que podemos ganar unos kilos, hay que recordar que la idea tan extendida de que el alcohol engorda es muy discutida por la comunidad científica. La mayor parte del alcohol se procesa en el hígado, lo que provoca un aumento de la producción de grasa de éste, pero no siempre nos hace engordar en otras partes. El hecho de almacenar estas grasas como grasa o de quemarlas depende de si comemos o bebemos hidratos de carbono con el alcohol, que es lo que realmente nos puede hacer engordar.

Como siempre que se hablan de los beneficios del vino, hay que recordar que nunca es saludable sino se consume de forma moderada. A partir de las dos copas es mucho peor el remedio que la enfermedad.

Leer más:    http://goo.gl/2Pr0dN