(SVI) síndrome visual informático

 

Nuestra vida diaria se ha llenado de pantallas y esto puede afectar a nuestros ojos. La tecnología puede ser un gran estímulo en el aprendizaje, pero el abuso de los dispositivos electrónicos puede acarrear problemas. Si al final de la jornada laboral frente al ordenador tus ojos están irritados o secos, te pican o ves ligeramente borroso puede que seas uno de los millones de personas en todo el mundo afectadas por el síndrome visual informático.

¿Pero que es el síndrome visual informático (SVI)? 
Se trata de un conjunto de signos y síntomas oculares y visuales que, a largo plazo, puede disminuir la calidad de vida de quienes lo padecen. Una afección temporal de los ojos provocada por enfocar los ojos en una pantalla durante un periodo prolongado entre aquellos que por una u otra razón están expuestos con frecuencia a la pantalla del Smarphone, ordenador, tableta u otros dispositivos electronicos (con pantalla).

Uno de los grupos con mas riesgo en la actualidad son nuestros escolares de ocho a 18 años pasan tres horas al día frente a las pantallas de aparatos electrónicos -móviles, tablets u ordenadores-, que emiten una luz especialmente nociva y a los que además miran demasiado de cerca.

Lo síntomas más comunes  del síndrome visual informático son:

• Visión borrosa
• Fatiga ocular
• Ojo seco e irritado
• Visión doble
• Dolores de cabeza y de cuello
• Cansancio

Los daños pueden ser mucho peores e irreversibles como la miopía. Los adultos deben prevenir a los pequeños de su efecto.

 

 

Consejos para evitar el Síndrome Visual Informático:

1 – Realizar  revisiones visuales periódicas para asegurarte de que la prescripción de tus gafas o lentes de contacto es la correcta.

2 – Regla 20-20-20; Recordar que cada 20 minutos hay que apartar la mirada de la pantalla durante 20 segundos y enfocar la vista a una distancia de 20 pies (6 metros).

3 – Parpadea con regularidad, ya que esto evitará la sequedad ocular.

4 – Atención a la iluminación; El brillo del monitor no debe ser ni demasiado intenso ni demasiado tenue. Ajusta la resolución y el contraste del monitor. Cuanta mayor sea la resolución de la pantalla, más clara será la imagen, lo que redundará en un mayor confort visual. Revisa cuidadosamente los focos de luz que tienes alrededor de tu escritorio Hay que evitar las luces que produzcan reflejos en la pantalla, especialmente de luces superiores o ventanas.

5 – Usa gotas humectantes cuando sea necesario.

(SVI) síndrome visual informático

© Grupo NutriDermovital Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.

Guardar

Guardar