El ‘tecnoestrés’ estar siempre en línea, contestar a correos electrónicos, whatsapps

Toda esa conectividad, también genera mucho estrés. Es lo que se denomina “tecnoestrés” un estrés que aparece por la necesidad de contestar y la imposibilidad de desconectar.

El término fue acuñado vez por el psiquiatra norteamericano Craig Brod en 1984  en la que lo define como “una enfermedad de adaptación causada por la falta de habilidad para tratar con las nuevas tecnologías del ordenador de manera saludable”. Posteriormente en  1997 Larry Rosen y Michelle Weil destacaba la necesidad personal de adquirir las últimas novedades en tecnología y  el empobrecimiento o la desaparición de las relaciones sociales. Otras definiciones del tecnoestrés han venido dadas por autores como Michelle Weil y Larry Rosen en el que lo definen como: “cualquier impacto negativo en las actitudes, los pensamientos, los comportamientos o la fisiología causado directa o indirectamente por la tecnología”.


El tecnoestrés, como el estrés en general, es un término “cajón-de-sastre” que alberga diferentes tipos específicos de tecnoestrés, tales como

– Tecnoansiedad:  es el tipo de tecnoestrés más conocido, en donde la persona experimenta altos niveles de activación fisiológica no placentera, y siente tensión y malestar
por el uso presente o futuro de algún tipo de TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). La misma ansiedad lleva a tener actitudes escépticas respecto al uso de tecnologías, a la vez que pensamientos negativos sobre la propia capacidad y competencia con lasTICs.

– Tecnofobia: se focaliza en la dimensión afectiva de miedo y ansiedad hacia la TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Jay (1981) define la tecnofobia en base a tres dimensiones:

1) resistencia a hablar sobre tecnología o incluso pensar en ella,
2) miedo o ansiedad hacia la tecnología, y
3) pensamientos hostiles y agresivos hacia la tecnología.

– Tecnofatiga:  se caracteriza por sentimientos de cansancio y agotamiento mental y cognitivo debidos al uso de tecnologías, complementados también con actitudes escépticas y creencias de ineficacia con el uso de TICs.

– Tecnoadicción:  es el tecnoestrés específico debido a la incontrolable compulsión a utilizar TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en “todo momento y en todo lugar”, y utilizarlas durante largos períodos de
tiempo. Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo “dependientes” de la tecnología, siendo el eje
sobre el cual se estructuran sus vidas.

– El ‘tecnoestrés’ es una patología que ya afecta a uno de cada tres españoles y que puede provocar un problema físico o afectar a nuestro entorno social. esta necesidad lleva a una sensación de ansiedad, estrés, nerviosismo y frustración.

el primer paso es reconocer los indicios:problemas musculares, emocionales o psicológicos que pueden desencadenar en problemas de ansiedad o depresión, señala un experto.

En caso de identificar alguno de estos síntomas relacionados con el uso de las tecnologías, es el momento de salir del trabajo y desconectar.

Fuente 1

Fuente 2