Tratamiento de Arrugas, manchas y rojeces con DGP (Dispositivos Generadores Aplicadores de Plasma)

 

La piel tiene memoria, y si no se toman las medidas necesarias para protegerla, irá acumulando los efectos del daño solar, año tras año.

La piel está programada genéticamente para desarrollar su propia renovación celular. Aunque con la edad, su resistencia y sus facultades disminuyen, reduciéndose también su capacidad de reacción frente a los agentes externos: sol, calor, contaminación… todos ellos inciden sobre ella debilitando su capacidad de reproducción celular.

Mientras la piel es joven y sana se renueva rápidamente y produce colágeno con facilidad, pero con la madurez pierde gran parte de esta capacidad. En las pieles jóvenes este proceso dura unos 28 días, en las envejecidas la renovación celular necesita entre 40 y 60 para completarse.

Pero ell paso del tiempo no es el único elemento que perjudica la salud de la piel, también los agentes medioambientales la dañan seriamente. Y es lógico que sea así si tenemos en cuenta que la piel es el órgano del cuerpo más expuesto al exterior. Estas agresiones externas acaban por estresarla y restarle energía, por eso se vuelve apagada, gris y carente de buen tono. En definitiva envejecida.

Las manchas:

La exposición crónica al sol favorece la aparición de manchas. Estas aparecen con facilidad a las zonas expuestas a la radiación solar (rostro, escote, hombros, brazos, manos y piernas). Estas manchas se conocen como lentigos solares y debemos diferenciarlas de las efélides o el melasma, también conocido como cloasma o paño.

— Las efélides son manchas de menor tamaño presentes en las zonas que han recibido mayor exposición solar y suelen desaparecer en invierno. Se oscurecen en mayor o  menor grado, en función de las horas de sol acumuladas y la intensidad de los UV a los que se han visto sometidas.

—  El melasma, por el contrario suele presentarse como una o varias manchas de gran tamaño en distintas áreas del rostro como son mejillas, labio superior, o frente y en brazos. Su aparición se debe a un proceso inflamatorio local asociado a cambios hormonales.

 

Las rojeces:

Se desarrollan en pieles sensibles debido a un exposición frecuente a factores externos (radiación solar, cambios bruscos de temperatura, frío, polución…) y/o factores internos (consumo de alcohol, estrés, comidas picantes…) , provocando que los capilares de la piel del rostro se dilaten.

Un mayor enrojecimiento facial, picor y dilatación permanente y visible de los vasos sanguíneos en mejillas, frente, nariz y barbilla, son algunos de los problemas que las personas con este tipo de piel sufren habitualmente. Los síntomas de rojez intermitente, de no diagnosticarse y tratarse a tiempo, pueden evolucionar hacia una rojez permanente (cuperosis y rosácea subtipo I).

 


Las arrugas:

La exposición crónica al sol favorece la aparicion de las temidas arrugas.  Se alteran las fibras de colágeno y elastina y desciende la capacidad de la piel para retener la humedad. con todo ello la creación de  células jóvenes disminuye  y por esa razón el nuevo tejido que se genera ya no tiene la calidad de antes. El resultado final es que aparecen las arrugas en un cutis carente de turgencia, flácido y áspero.

Tratamiento de Arrugas, manchas y rojeces con DGP (Dispositivos Generadores Aplicadores de Plasma)

Los  (DGP) Dispositivos Generadores-Aplicadores de  Plasma son unos dispositivos micro-quirúrgicos que generan Plasma (gas ionizado). Operado manualmente  generan un pequeño arco eléctrico que transfiere calor concentrado (sublima)  los tejidos de la piel tratados con estos dispositivos.

– ¿Como actual los (DGP) Dispositivos Generadores-Aplicadores de  Plasma?

Utiliza la diferencia de tensión entre el dispositivo y la piel del paciente. La diferencia en la tensión, genera un pequeño arco parecido a un rayo (ilumina). El microrayo provoca la Sublimación de los fluido contenidos en la parte superficial de la Piel, sin transmisión de calor no deseada al resto de tejidos (evitando el daño termico).

Lo mas importante es que  solo actúa sobre la capa superficial de la piel (corneocitos) preservando las capas inferiores.

Los (DGP) Dispositivos Generadores-Aplicadores de  Plasma actuan en la Epidermis (corneocitos).

En la Epidermis se concentra el estrato córneo, que actúa como barrera natural de la piel. Este muro protector está formado por potentes células proteicas, unidas entre sí por una especie de “cemento celular”, compuesto por lípidos y otras sustancias resistentes al agua. Dicho “cemento” es el responsable de rellenar los espacios intercelulares, función imprescindible para prevenir tanto la entrada como salida de sustancias en la piel. Del estrato córneo depende el bienestar de la piel, pues cuando mejor sea su estado, mejor realizará su función protectora. Cuando factores externos e internos debilitan su función barrera, el cemento que mantiene unidas las células epidérmicas exteriores se derrumba. Y entonces, las sustancias dañinas, incluyendo los radicales libres, pueden penetrar en la piel sin impedimentos, haciendo que los factores hidratantes naturales sean eliminados y se acelere la pérdida de humedad. El resultado de este proceso degenerativo es una piel seca, mate, cansada, envejecida y con mayor predisposición a la sensibilidad.

El objetivo principal de la regeneración con (DGP) Dispositivos Generadores-Aplicadores de  Plasma es precisamente actuar por sublimación  eliminar de la superficie de la piel las células dañadas, pigmentadas, muertas  que se producen por este proceso natural de queratinización, ayudando así, a que la piel presente su mejor aspecto y vitalidad.

© Grupo NutriDermovital Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.

 

Rejuvenecimiento con (DGP) Dipositivos-Generadores-Aplicadores de Plasma un tratamiento novedoso, rapido y seguro para el rejuvenecimiento, como alternativa a la cirugía

Tratamiento para las rojeces, cupersosis y angiomas con (DGP) Dispositivos Generadores-Aplicadores de Plasma

Tratamiento de Discromías, con Plasma (gas ionizado) & Con Luz (Láser – IPL)

 

Guardar