Tratar las pieles maduras mediante la poderosa acción del dúo antiedad-antienvejecimiento

ácido hialurónico y colágeno tienen extraordinarias propiedades para la piel

 

Diferencia en la composición y en la acción: El colágeno es una proteína mientras que el ácido hialurónico es un polisacárido. Adema los efectos conseguidos por por el ácido hialurónico se prolongan más en el tiempo que los conseguidos por el colageno.

El colágeno soluble contiene gran cantidad de agua y también, unas diminutas microfibras que se usan específicamente para tratamientos faciales antiedad, el colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo y resulta esencial en el proceso de regeneración celular, ofreciendo grandes beneficios a la piel por su gran capacidad de restituir y regenerar el propio colágeno de nuestra epidermis.

El colágeno que “ayudan a la regeneración y rejuvenecimiento de la piel, también gracias al poder del ácido hialurónico, con un resultado espectacular e inmediato, rellenando pequeñas arrugas y suavizando las líneas de expresión generadas por los constantes movimientos del rostro

El colágeno presente promueve la síntesis de más colágeno que repara y rejuvenece, acelerando la regeneración de las pieles maduras al tiempo que suaviza las arrugas y nutre la piel protegiéndola de las agresiones externas. Además, oxigena y neutraliza los radicales libres.

La mejor opción: puedes apostar por una combinación de ambos (dúo ‘antiedad’).