El frío que modela tu cuerpo (Criolipólisis), acabar con la grasa acumulada

Eliminar los michelines que se acumulan en cintura, abdomen o espalda ya es posible gracias a la criolipólisis, una técnica que se sirve del frío para destruir los adipocitos o células grasas sin necesidad de cirugía.
Duración en tiempo de  las sesiones de criolipólisis
Las sesiones duran entre una y dos horas y para llevar a cabo la técnica no es necesario aplicar ningún tipo de anestesia. Quienes se han sometido a este método aseguran que los únicos inconvenientes que puedes encontrar al respecto puede ser enrojecimiento de la piel, tirantez u hormigueo. En algunas ocasiones puede aparecer un leve dolor que se produce durante la sesión, similar a un pellizco, y que la recuperación es bastante rápida, ya que se limita a tan sólo unas horas. Durante el proceso, y en función de la zona que se trate, no es necesario que el paciente esté tumbado, sino que puede permanecer sentado y realizar simultáneamente otras actividades como leer o escuchar música, por ejemplo.

Antes de la Sesión y para seleccionar parámetros

Se tomará medidas con el plicómetro (herramienta que aprisiona la grasa que quiere medir, como si de una pinza se tratase), e indica la cantidad de grasa. Antes de aplicar la sesión se introducirá esa medida de grasa en la máquina de criolipólisis para que establezca el rango de temperatura sobre el que deberá operar. Puesto que la eliminación de la grasa se consigue al someterla a bajas temperaturas, y teniendo en cuenta que la temperatura corporal varía de unas personas a otras, para conseguir el éxito de este tratamiento es imprescindible que la temperatura aplicada a cada paciente y en cada sesión se regule de forma personalizada.

Las zonas habituales de tratamiento son el abdomen, los glúteos, las caderas, las piernas, la espalda, los brazos o los laterales del torso son algunas de las zonas a tratar por la criolipolisis, dado que es más donde se acumulan este tipo de grasa.

Las bajas temperaturas que se llegan a alcanzar pueden dañar la piel del paciente, por lo que para evitarlo se coloca una toallita compuesta por varias membranas que actúan como una segunda piel, protegiéndola de la acción del frío. Los únicos inconvenientes que puedes encontrar al respecto puede ser enrojecimiento de la piel, tirantez u hormigueo.

¿Cuáles son los resultados?

Con una sesión se consigue una reducción de la grasa localizada del 20% y una reducción del pliegue graso de mm. Los efectos positivos de la criolipólisis son visibles a partir del segundo mes, pero las células de grasa se pueden tardar hasta cuatro meses en eliminar tras la sesión.

 


Notice: Undefined index: cookieconsent_status in /home/formnutrid/domains/nutridermovital.com/public_html/wp-content/plugins/scp-cookies/scp-cookies.php on line 53