El ser humano desde sus inicios ha preferido alimentos que comparten características con los ultraprocesados actuales

 

Nuestro cerebro reconoce las grasas y los azúcares como algo hipercalórico y muy nutritivo, así pide su consumo al cuerpo“. Estos ingredientes producen “un estímulo de la dopamina, un neurotransmisor muy vinculado a las adicciones, de hecho el ser humano siempre ha buscado los alimentos que son dulces o grasos por pura supervivencia ya que eran los que más energía te daban”.

Uno de cada cinco alimentos que consumen cada día los españoles han sido elaborados con ingredientes procesados. La mayoría de ellos tiene un exceso de aditivos y potenciadores del sabor. Estas características los hacen especialmente atractivos para el paladar.

En su justa medida y de manera puntual, los expertos en nutrición recuerdan que los ultraprocesados no son perjudiciales para la salud. El problema de las altas tasas de obesidad en España -el 53% de la población está por encima de su peso ideal- lo atribuyen a la falta de educación en salud y el bajo precio y la fácil accesibilidad de este tipo de productos.

“no son los alimentos, son las cantidades” las que son dañinas para la salud