Falla el mástil de la tienda de campaña y todo se viene abajo; Gatillazo o DE (Disfunción Eréctil)

 

La posibilidad de sufrir un fallo en la cama (“un gatillazo”), la posibilidad de sufrir disfunción eréctil es uno de los temas que más preocupan a los hombres de cualquier edad pero sobre todo a partir de los 50 años de edad.

“La detumescencia precoz, tal y como se le denomina en la terminología médica, no es una forma de disfunción eréctil, sino un problema eventual y esporádico que afecta a un número elevado de hombres y que se caracteriza por la pérdida de la erección antes de que se produzca la eyaculación, impidiendo que se pueda finalizar el coito”.

Como ocurre un gatillazo:

El mecanismo venoso se desactiva y el pene vuelve a su estado flácido habitual, cuando el sistema adrenérgico libera adrenalina, a consecuencia de esto se pierde la erección “gatillazo”. En una respuesta sexual completa esto ocurre justo después de la eyaculación.

Pero que es la Erección:

Las erección es un proceso fisiológico complejo con interacciones psicológicas, neurales, vasculares y endocrinas. Cuando el cerebro del hombre detecta un estímulo erótico (ya sea visual, auditivo o una mera fantasía), se dispara una señal que viaja a través del sistema parasimpático y se favorece la liberación de uno neurotransmisores en las terminales de los nervios del pene. La arteria cavernosa se abre, el pene se llena de sangre a través de un sistema lacunar de vasos que actúan a modo de esponja y el miembro viril se pone duro y erecto. Acto seguido, el sistema venoso se cierra y la erección se mantiene en el tiempo.

Del gatillazo a la disfunción eréctil

La principal diferencia entre gatillazo y disfunción eréctil (DE) es que el gatillazo es un episodio esporádico-eventual mientras que la DE “La disfunción eréctil se define en los manuales de medicina como la incapacidad de mantener o tener una erección completa durante más de seis meses, en más del 70% de los eventos y, además, debe provocar un problema de insatisfacción. Es decir, no se trata de un episodio esporádico y eventual”. Que un hombre sufra un gatillazo o dos, o tres en un periodo de tiempo más o menos amplio no significa que sufra disfunción eréctil.

Más de dos millones y medio de españoles padecen este problema que se caracteriza por la dificultad o la imposibilidad repetida de aguantar la erección el suficiente tiempo como para mantener una relación sexual satisfactoria. La DE afecta al 8% de los hombres de más de 40 años en todo el mundo. Esta cifra se eleva hasta un 40% entre aquellos varones que superan la barrera de los 60.

 

Vamos a hablar de los factores sociales y físicos asociados a la falta de deseo sexual y los problemas de erección:

.- distractores negativos; mecanismos que desencadenan este fallo en la erección suelen ser los cambios posturales durante las relaciones sexuales o el momento en el que el hombre se pone el preservativo. “Normalmente, los gatillazos se encuentran asociados a miedos, a unas expectativas altísimos e irreales, al estrés laboral, o a una crisis vital”, afirma la médica, que asegura que insiste en que el verdadero problema existiría en el caso de que “se perpetúe como respuesta sexual constante”

.- estrés,

.- alimentación deficiente,

.- contaminación,

.- sedentarismo,

.- tabaquismo,

.- exceso de colesterol (endurecimiento y estrechamiento de las arterias debido a la acumulación de colesterol en sus paredes.

.- arteriosclerosis

Soluciones al gatillazo

.- Lo principal que hay que tener en cuenta cuando se produzca un gatillazo es controlar la situación y evitar sentir vergüenza al respecto. La mejor solución es tener una dieta saludable, realizar actividad física al menos tres veces a la semana para tener activa la circulación hormonal, descansar ocho horas diarias y algo muy importante: tener comunicación con su pareja en el tema del sexo. Es importante que cuente con el apoyo de su pareja y que entre los dos, busquen la manera de evitar que los agentes externos propios de la vida llena de rutinas, provoque problemas de erección en el sexo que tenga con su pareja.

.- Si el gatillazo se produce de manera habitual en muy repetidas ocasiones, sería conveniente que visitara a un especialista que le pudiera ayudar a llevar a cabo unas pautas a seguir para evitar que el gatillazo se convierta en una rutina en sus relaciones sexuales. En muchas ocasiones, la presión sexual que se deriva de padecer una gatillazo, provoca que se repitan con mayor brevedad de la que se debería. Como hemos citado anteriormente, el conocido gatillazo tiene fácil solución, no hay de lo que preocuparse.

La mejor estrategia para evitar la disfunción eréctil es tratar directamente las causas que la provocan. Para ello se puede actuar de forma natural y/o de forma química, aunque la mejor recomendación es que acuda a su medico habitual y le cuente su situación, antes de auto-medicarse.