Fundamento técnico básico del funcionamiento de la Criolipolisis

 

Como norma general cuando la ingesta calórica excede las necesidades energéticas, los adipocitos se cargan de triglicéridos (compuestos de glicerol y ácidos grasos libres) muy importante para el almacenamiento de energía a mediano y largo plazo, la regulación hormonal y otras funciones endocrinológicas. A medida que los adipocitos continúan creciendo se van deformando, creando distensiones convexas de tejido blando que modifican los contornos en caderas, abdomen inferior, cara interna y externa de los muslos, carilla interna de rodillas, brazos, la línea por debajo del corpiño, los flancos, el abdomen inferior, el tejido del pecho y el área submentoniana.

La Criolipolisis actúa generando Apoptosis:

La apoptosis es un fenómeno de muerte celular natural con el propósito de mantener la homeostasis y eliminar adipocitos.

Basándose en este fenómeno, la apoptosis inducida por el frío fue descrita originalmente por Epstein et al. en 1970, quien informó de la presencia de un nódulo rojo endurecido, seguido de necrosis transitoria de grasa, en la mejilla de un niño que había estado tomando un helado. Diamantis también presentó el caso de un recién nacido que desarrolló placas eritematosas en las mejillas y hombro derecho después de la aplicación de bolsa de hielo durante la taquicardia supraventricular.

La Criolipólisis es adecuada para tratar cúmulos de grasa localizados, por ejemplo en: abdomen, flancos, brazos, rodillas, cartucheras, muslos… disminuyendo su volumen. El frío de esta técnica llega a penetrar hasta 2 cm. siendo muy eficaz y reduciendo el tejido adiposo.

Aplicando frio, que varía entre los 2 y los 10 grados centígrados aproximadamente, se enfría selectivamente la grasa. Así, de una temperatura corporal de 36,5 grados llegamos a los 10-12. A esta temperatura el agua necesita menos grados para cambiar de estructura y congelarse. La grasa, sufre un efecto lipoclasico, se espesa y se solidifica cuando llega a los 10 grados. Lo mas interesante técnicamente hablando es que es que esa temperatura permite respetar el resto de los tejidos circundantes; el agua y la sangre siguen actuando de manera perfecta biológicamente. Por lo que los tejidos no sufren.

Múltiples estudios han confirmado que los tejidos ricos en lípidos son más susceptibles a las lesiones por el frío que los tejidos ricos en agua, y por ello se pensó que controlando el frió sobre la piel sería posible lesionar selectivamente los adipocitos subcutáneos. La muerte adipocitaria es suficiente para iniciar el reclutamiento de macrófagos cargados de lípidos, lo que indica que los adipocitos muertos fueron eliminados por fagocitosis.

La Criolipólisis es adecuada para tratar cúmulos de grasa localizados, por ejemplo en: abdomen, flancos, brazos, rodillas, cartucheras, muslos… disminuyendo su volumen. El frío de esta técnica llega a penetrar hasta 2 cm. siendo muy eficaz y reduciendo el tejido adiposo.