Genomica Nutricional. Nutrigenómica y nutrigenética

La interrelación existente entre alimentación, salud y genes. La dieta es un factor ambiental que afecta al estado nutricional y esto se ve reflejado en la incidencia de varias enfermedades. Actualmente, la nutrición y la genética unen esfuerzos y se integran en un área de estudio, la denominada genética nutricional. Los avances tecnológicos que ocurren de manera paralela en nutrición y genética han dado origen a una nueva rama científica, la genómica nutricional, encargada de las interacciones dinámicas entre los nutrientes y los genes, ya sea en su expresión o en su modulación. Estos nuevos conceptos, sin duda alguna, romperán paradigmas de dieta y morbilidad y darán lugar a nuevas evidencias respecto a la influencia de unos sobre otros, para producir estados de salud o de enfermedad. Pero, más interesante aún es que está cambiando la perspectiva de alimentación ideal para la población, ya que se ha definido con mayor claridad que los requerimientos poblacionales pueden no ser los óptimos para mantener un estado de homeostasis en el ciclo de vida de una persona, que cada individuo puede beneficiarse mejor de requerimientos individuales o «a la medida genética», y que para otros podrían resultar deletéreos.

Nutrigenética

La evidencia de interacciones gen-nutriente se identificó por primera vez en los errores innatos del metabolismo.

La nutrigenética ofrece la posibilidad de personalizar la nutrición de acuerdo con la constitución genética de los consumidores, teniendo en cuenta el conocimiento de las variantes genéticas que afectan al metabolismo de los nutrientes y a las dianas de éstos.

Es importante tener en cuenta que los requerimientos de los distintos nutrientes no son iguales para una persona que para otra; parte de esta variabilidad se debe a diferencias en el tamaño corporal, la edad, el sexo, la actividad física y la presencia de embarazo o lactancia. Aun cuando se lograse homogeneizar estos factores, permanece una variabilidad residual que se ha atribuido a diferencias genéticas. Las recomendaciones de ingestión de nutrientes pretenden cubrir las necesidades del 95% de la población sana; sin embargo, para la realización de recomendaciones individualizadas, la complejidad aumenta y se requiere de información de subgrupos con perfiles genéticos diferentes y sus interacciones con las dietas. Estos resultados están actualmente disponibles en relación con algunos genes y sólo para pocos nutrientes.

La nutrigenética hace referencia al análisis de variaciones genéticas entre individuos y su respuesta clínica a nutrientes específicos.

En resumen, la nutrigenética es de carácter más aplicado, de manera que en esta disciplina trata de dar recomendaciones referentes a los riesgos y a los beneficios de dietas concretas o de los componentes dietéticos aislados.  La nutrigenética ofrece la promesa de personalizar la nutrición en función de la constitución genética del individuo, a partir del conocimiento de las variaciones en los genes y del metabolismo del nutriente.

 

Nutrigenómica

La nutrigenómica tiene un carácter más teórico, buscando patrones y definiendo diversos aspectos de la genómica nutricional. La nutrigenómica es una rama de la genómica que pretende proporcionar un conocimiento molecular (genético) en los componentes de la dieta que contribuyen a la salud mediante la alteración de la expresión y/o estructuras, según la constitución genética individual. Así, por ejemplo, la nutrigenómica estudia el papel de los ácidos grasos poliinsaturados en la expresión genética de su oxidación y utilización de energía. Un concepto básico es que la progresión desde un fenotipo sano a un fenotipo de disfunción crónica puede explicarse por cambios en la expresión genética o por diferencias en las actividades de proteínas y enzimas, y que los componentes de la dieta directa o indirectamente regulan la expresión de la información genética.

La nutrigenómica es una rama de la genómica que quiere proporcionar un conocimiento molecular sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud, mediante la alteración de la expresión y/o las estructuras, según la constitución genética individual

Qué aplicaciones tienen?

Existen diversos genes implicados en la nutrición diaria que afectan a la forma de absorber los alimentos. Por ejemplo, sabemos que los portadores de una variante conocida como INSIG2 tienen mayor predisposición a desarrollar obesidad. Si junto a este polimorfismo se presenta la variante AA del gen FTO, existe un riesgo elevado de desarrollar obesidad mórbida, por lo que sabemos con seguridad que ante la presencia de estos es imprescindible seguir una dieta muy baja en calorías y hacer mucho ejercicio.

Cada vez disponemos de más información para decidir nuestra alimentación de acuerdo a nuestro perfil genético. ¿Podemos optimizar una dieta en base a nuestro ADN? Expertos en nutrición creen que sí, aunque solo con la herramienta adecuada. Esto también depende de la aplicación. Actualmente muchos de los dietista-nutricionistas trabajan en el mundo sanitario, dando consejos dietéticos orientados a la salud.

Para todo ello se cuenta con una nueva herramienta fundamental, los Test de ADN personalizados.

Leer Mas

Leer Mas