HIFU para el tratamiento de Celulitis escleroide (Lipodistrofia ginecoide, piel de naranja y/o piel de colchón)

 

¿Para quién está indicado el HIFU Corporal?

Para aquellas personas, hombres y mujeres, que quieran reducir su contorno corporal, mejorar el estado de la piel, firmeza, eliminar grasa localizada, la celulitis y la piel de naranja que no se consigue sólo con dieta e incluso con ejercicio.

La “piel de naranja”, como se conoce vulgarmente, es una patología del tejido graso subcutáneo que consiste en formación de un tejido “cuerdas” fibrosas entre el músculo y la piel. Estas cuerdas ocasionan un estirar de la piel hacia abajo, provocando en la superficie de la piel anti-estéticos hoyuelos (depresiones-pozos) conocidas como “piel de naranja”.  Actuando con esta técnica intentamos cortar los tabiques fibrosos que se encuentran en la base de esta depresión ya que son éstos los responsables de que el tejido se encuentre traccionado hacia la profundidad generando el efecto de área con hoyuelos o poceado.

Una vez liberados los tabiques, en la zona se forma un punto de termocontracción – coagulo (necrosis coagulativa) permitiendo que se produzca una neoformación de tejido, en el que se activan los factores de la coagulación, el fibrinógeno presente en el plasma se transformara en fibrina, el tejido de granulación penetra la fibrina que será sustituida por tejido colágeno vascularizado, con la consiguiente expansión y elevación del tejido, dando como resultado la eliminación de los pozos tratados y rellenara la depresión.

 

Histología del HIFU:

El origen del HIFU  se remonta a los años 1950 en los EEUU, donde empezaron las primeras investigaciones por parte de Lindstrom y los hermanos Fry en cerebros de animales. Posteriormente  discípulos chinos de los investigadores americanos se situaron al frente de las investigaciones de esta tecnología hasta llegar, a principios de los años 1990, al uso clínico en pacientes reales.

Los primeros que utilizaron el Ultrasonido HIFU en Europa para medicina estética fueron los franceses en el año 2002 fabricando un equipo para aplicaciones corporales para tratar lipólisis y celulitis. En el año 2008 en USA comenzaron la fabricación de un equipo de emisión HIFU para producir un efecto tensor en la cara.

Los  ultrasonidos HIFU, destruyen el tejido graso subcutáneo que después el cuerpo eliminará naturalmente, sin dañar la dermis, epidermis y tejidos adyacentes. En el tratamiento corporal la grasa se va eliminando de forma gradual a través del organismo, con lo que se consiguen efectos reductores desde la primera sesión.

Al no actuar por tejido diana (cromóforos) puede ser aplicado en cualquier fototipo de piel

Cómo funciona el HIFU?

Los HIFU generan y aplican ultrasonido de alta frecuencia y alta potencia con el haz focalizado (enfocado) en un sólo punto focal.  Trabajan por debajo de la piel elevando la temperatura del punto a tratar por encima de 55-70 °C durante 1 segundo o más tiempo, para producir puntos de thermocontracción  (necrosis coagulativa). Por lo tanto la energía mecánica de la onda ultrasónica es absorbida como energía calorífica. Los ultrasonidos están diseñados para generar calor como resultado de agitación microscópica al atravesar los diferentes tejidos. Actúa penetrando en los tejidos pero sin causar daños en la piel, a pesar de llegar a los 70ºC y alcanzar una profundidad de hasta 4,5 mm en el uso facial y hasta 13 mm en el uso corporal. Como se trabaja sobre la piel liberando calor con una presión controlada, las células adiposas son incapaces de resistir las vibraciones y terminan rompiéndose.

La aparatología fabricada con sistema HIFU utiliza una frecuencia que llega hasta 200 kh, por eso es muy eficaz en la destrucción del tejido adiposo ya que se consigue llegar a los adipocitos que están hasta 1.5 cm por debajo de la dermis. Una tecnología ideal (segura, fácil de aplicar, no invasiva) para olvidarnos de la grasa localizada en cualquier zona del cuerpo, incluso en zonas pequeñas o curvas como abdomen, cartucheras y glúteos.

 


Cuanto dura cada sesión y que percibe el paciente durante la aplicación?

Es un tratamiento seguro y no invasivo. Cada sesión de este tratamiento dura aproximadamente de 35 a 60 minutos aproximadamente, se aplican:

. En facial unos 250 disparos (shots) por zona.

. En corporal unos 500 disparos (shots)  por zona.

Durante la aplicación de HIFU, es posible que el paciente note hormigueo o picor en la zona por la temperatura que alcanzan los ultrasonidos.

Si durante la aplicación el paciente siente molestias,  se debe avisar al profesional que te está haciendo aplicando la sesión  (el tratamiento) para que se pueda valorar la sensación y se pueda realizar un ajuste la temperatura en función a el nivel de resistencia y las características de la piel del paciente.

 

Cuanto dura cada sesión y que percibe el paciente durante la aplicación?

– Los resultados del tratamiento son visibles desde la primera sesión con menos hinchazón (que otros tratamientos – sistemas).

– Reduce la celulitis y la piel de naranja.

– Reducción del contorno corporal.

– Descenso del volumen del contorno corporal

– Reducción de la flacidez por la estimulación de colágeno y elastina
*** No obstante, para que los efectos sean duraderos, es importante seguir unas pautas orientadas a un estilo de vida saludable los días posteriores al tratamiento:

– Beber agua antes y después del tratamiento (mínimo 2 litros de agua al día). Es importante porque te ayudará a expulsar la grasa que hemos movilizado.

– Practicar ejercicio varias veces en semana, ya sean ejercicios cardiovasculares como andar, bicicleta o correr o plataformas vibratorias, electroestimulación con chaleco…

– Mantener unos correctos hábitos de alimentación (dieta rica en frutas, verduras, carnes magras y pescados cocinados sin grasas).

Todos estos hábitos son determinantes para que los resultados perduren en el tiempo sobre todo en la aplicación de HIFU corporal.

Ademas esta técnica es totalmente compatible con otras y se puede combinar con masajes drenantes manuales, radiofrecuencias, carboxiterapia, mesoterapia y/o sueroterapia.