La cruda verdad sobre las dietas “detox”

Es probable que hayas escuchado sobre alguien que estaba haciendo una “dieta detox”, o hayas visto artículos sobre el tema. Estas pueden venir en muchas formas y colores, como en jugos, ensaladas, sopas, y quién sabe qué más.

Probablemente tú mismo quieras hacer una dieta de estas por el año nuevo, para sacar todas las toxinas que puedes haber ingerido en las fiestas. Según Nutrición Sin Más, puedes estar más sano simplemente comiendo más verduras o más carbohidratos sin refinar, pero muchas personas piensan que es imperativo hacer dietas de desintoxicación.

Pues bien, eso es lo peor que puedes hacer. Es fácil caer en el marketing de esta nueva moda, porque todas las celebridades parecen estar haciendo estas dietas y, bueno, si ellos se ven increíbles, tú también podrías verte así, ¿no? Muchas prometen hacerte perder peso, tratar enfermedades, darte más energía, o simplemente limpiar tu organismo.

La cosa es que no funcionan, debido a la forma en la que trabaja nuestro cuerpo y, de hecho, estas “milagrosas” dietas podrían hacer estragos. ¿Por qué? Sigue leyendo.

Es imposible que un jugo verde te purifique

Muchas marcas proclaman que sus jugos (en su mayoría verdes porque, pues, si es verde tiene que ser más sano) pueden hacerte perder peso, nutrir tu cabello, que tu piel luzca reluciente, darte superpoderes y muchas cosas más. ¿Pero cómo pretenden hacer esto? ¿Con un jugo de col rizada y azúcar?

La verdad es que la mayoría de estos jugos lo que contienen es agua y cantidades exorbitantes de azúcar. Si realmente solo fueran muchas plantas juntas, sabría a pasto y la gente no lo compraría, por lo que tienen que agregar mucho endulzante, y ni siquiera se preocupan de que sea uno más saludable que el azúcar común.

El problema más grande es que te hacen creer que tienes un montón de toxinas en tu organismo, como pesticidas, metales pesados y quién sabe qué más. Pero si en verdad tuvieras todo eso, estarías muy enfermo, créeme que te darías cuenta. Sentirte cansado o con algún otro síntoma “menor” no es signo de que estás lleno de toxinas, quizás tienes alguna enfermedad real y necesitas tratamiento médico, no jugo verde.

De hecho, si quisieras tomar algo más sano que un refresco, puedes hacer tú mismo un batido de frutas y verduras en tu casa, mucho más saludable y sabiendo exactamente qué es lo que hay en él. Y, por supuesto, mucho más económico. Realmente, estas marcas de jugos detox lo único que limpian es tu bolsillo.

Hagas lo que hagas, no te sometas a una limpieza de colon

Hay una nueva moda para desintoxicar (porque, al parecer, ya los jugos verdes son demasiado del 2017), y esta se trata de limpieza de colon. Aparentemente, hay millones de toxinas, microbios y bacterias viviendo en tu colon de las que te tienes que deshacer inmediatamente.

Pues tu intestino y tus riñones han hecho un buen trabajo hasta ahora, y no necesitan ningún empujón. Si sientes que tienes algún síntoma que pueda indicar que algo no está funcionando en tu sistema digestivo, como sangre en tus heces, color amarillo en la piel o dolor al defecar, lo último que necesitas es ir a un spa. Estás realmente enfermo y debes ir a tu médico de cabecera lo más pronto posible.

No te dejes engañar con píldoras mágicas o hidroterapias, porque solo logras con estas inducirte diarrea. Así es, todo lo que se desecha en estos procesos es materia fecal que tu cuerpo hubiera botado de manera natural a su tiempo.

De hecho, estas limpiezas te pueden causar parásitos, falla en el corazón, abscesos en el área pélvica, gangrena, perforaciones rectales, colitis, septicemia e incluso muerte por amibiasis. ¿Sigues creyendo en limpiezas mágicas de colon?

¿Mejorar tu alcalinidad? ¿Qué significa eso siquiera?

Existe otra tendencia, la cual promete remediar todos los problemas en tu vida con una dieta de alimentos que promueven la alcalinidad. En teoría, esto incluye vegetales verdes súper bajos en calorías, tés naturales y agua alcalina. Por supuesto que las personas pierden peso con estas dietas, pero es literalmente porque están muriendo de hambre.

En algunos sitios colocan que puede haber efectos secundarios, como náuseas, mareos o escalofríos, debido a que el cuerpo se está liberando de las toxinas, pero en realidad es simplemente por la gran restricción de calorías y la desnutrición.

Esta dieta ha tomado tanta fama simplemente porque juegan con algo que muchas personas no conocen: los niveles de pH del cuerpo, y alegan que hay que mejorarlos porque de alguna manera nuestra forma de vida los ha desbalanceado. El pH de nuestro cuerpo está perfecto y no necesita que lo alcalinicemos.

En resumen…

No necesitas ninguna dieta mágica que cueste la mitad de tu sueldo para estar saludable. ¿Qué debes hacer? Comer sano, hacer ejercicio, chequear tus vacunas y hacerle una visita anual a tu médico.

Autora del Post:

Edith Gómez


Editora – gananci.com

 https://www.linkedin.com/in/edithgomezbenitez