La piel del hombre, presenta diferencias importantes a la de la mujer

 

Los factores que afectan de manera negativa a la piel masculina son la edad, el cansancio y el estrés, la contaminación, la dieta desequilibrada, los problemas de salud, no hacer ejercicio físico, fumar y consumir alcohol. Son los mismos que afectan a la piel femenina, sin embargo, inciden de manera diferente en los hombres.

Los hombres en la actualidad también nos preocupamos mucho por nuestra imagen (piel, ropa, perfume, …etc).

    .- La primera diferencia que reflejaremos son los efectos del estrés se evidencias bastante en los hombres, traduciéndose en arrugas de expresión, ojeras y bolsas. (El estrés hace estragos en la piel, pero en la del hombre más)

.-   Nuestra micro-vascularización es mayor y tiene mejor nivel de oxigenación y respiración celular.

.- La renovación celular se ve ralentizada debido a la testosterona, lo que da paso a una epidermis más gruesa y mayor tendencia a la aparición de pelos enquistados. En promedio, la piel masculina es alrededor del 20% más gruesa que la femenina. Y al contener más colágeno, tiene un aspecto más compacto y firme.

.- La secreción de sebácea es mucho más abundante en el hombre, lo que favorece la aparición de imperfecciones. La piel masculina produce el doble de sebo que la femenina. Como resultado, su PH es inferior al de la mujer y tiene mayor tendencia al acné. Así es, nosotros tenemos más glándulas sebáceas activas y, por lo tanto, más poros que las mujeres. Además, tanto sus glándulas sebáceas como sus poros son más grandes.

.-  Nuestra piel posee mayores cualidades para protegerse del medio externo y es más resistente al paso de los años ya que entre otrs ventajas, presenta mayor capacidad para mantenerse hidratada.

.- Su contenido en colágeno también es más alto, y su entramado de fibras más consistente, lo que da como resultado una piel más firme, en la que las arrugas hacen acto de presencia mucho más tarde.

La testosterona, esa hormona masculina responsable de todo:

Estas divergencias se deben básicamente a factores hormonales, y en este sentido la protagonista indiscutible no es otra que la testosterona.

Esta hormona con sello masculino es la responsable de todo y actúa del siguiente modo:

.- Aumenta el espesor cutáneo, dando paso a una piel más compacta;

.- Activa la vascularización, lo que se traduce en una mejor irrigación sanguínea;

.- Impulsa la producción de colágeno, de ahí también su mayor densidad.

.- Incrementa el número y tamaño de las glándulas sebáceas, por eso la producción de sebo es más importante y el riesgo a presentar piel grasa y problemas de acné es superior.

.- Modifica la composición del sudor, dando como resultado un PH ligeramente más ácido.