Llega la insulina comestible, un avance que podría reemplazar las inyecciones que las personas con diabetes tipo 2

 

La diabetes tipo 2 es una enfermedad que padecen cerca de 400 millones de personas en todo el mundo y cuyo riesgo de aparición es mayor en varones que en mujeres.

Esta causada por la incapacidad del organismo de producir cantidades suficientes de insulina o de utilizar esta hormona de una forma ‘adecuada’, lo que provoca que la sangre porte un exceso de glucosa que, a la larga, acaba dañando múltiples órganos de todo el cuerpo.

 

Posteriormente al estudio que se publica en la revista « Science». Un equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha desarrollado una cápsula masticable que podría usarse para administrar dosis de insulina, lo que podría reemplazar las inyecciones que las personas con diabetes tipo 2 deben administrarse cada día.

Da un tamaño similar a un arándano, la cápsula contiene una pequeña aguja hecha de insulina comprimida, que se activa una vez que la cápsula llega al estómago. En animales, los investigadores demostraron que podían administrar suficiente insulina para reducir el azúcar en la sangre a niveles comparables a los producidos por las inyecciones tradicionales, administradas a través de la piel. También han visto que el dispositivo se puede adaptar para suministrar otros fármacos.

 

Debido a que la pared del estómago no tiene receptores de dolor, los científicos creen que los pacientes no podrían sentir la inyección. Para asegurarse de que el medicamento se inyecta exactamente en la pared del estómago, diseñaron su sistema para que, sin importar cómo caiga la cápsula en el estómago, pueda orientarse para que la aguja esté en contacto con el revestimiento del mismo.

«Nuestra motivación es hacer que sea más fácil para los pacientes tomar medicamentos, en particular los medicamentos que requieren una inyección. El clásico es la insulina, pero hay muchos otros».

Leer mas