Tatamiento combinado (Láser de CO2 + HIFU) para tratar arrugas de cuello y escote

Sabemos que la piel del cuello y escote es muy fina, por tanto sensible al paso del tiempo y al efecto del sol. Su fragilidad hace que se vuelva delgada, se seque, pierda colágeno y envejezca incluso más rápido que otras zonas del cuerpo.  Por ello la medicina estética se alía con el tratamiento combinado del Láser de CO2 y el HIFU (ultrasonidos focusados) para paliar los signos de envejecimiento facial sin emplear cirugía. Esencialmente el Láser de CO2 trabaja la capa superior de la piel, mientras que los HIFUactuan en la capa profunda.

Láser de CO2 para tratar arrugas de cuello y escote

En casos de envejecimiento avanzando de la piel del cuello y del escote, el CO2 es una solución que va muy bien si los peelings químicos dejan de ser suficientemente efectivos. Resuelve las líneas finas, capilares rotos y pigmentación. 

El Láser de CO2 trabaja con la dermis estimula la producción de colágeno, se puede modular su intensidad en función a lo que necesita la piel. Una tecnología usada para la superficie de la piel.

El tratamiento consiste en el RESURFACING de la piel, realizando una quemadura controlada con laser y fraccionado (respetando zonas de la piel para que la recuperación sea más rápida) eliminando las capas superficiales de la piel y provocando la creación de una nueva piel, limpia, sin impurezas y mejorando las manchas, las arrugas y las cicatrices que pudiera haber en la zona tratada.

Pasada una semana de la realización del laser fraccionado, se forma una piel nueva sonrosada que alcanza su color normal de unas 3 a 6 semanas tras el tratamiento (en función del tipo de piel y de intensidad del tratamiento). A medidas que van pasando las semanas se va produciendo también el EFECTO LIFTING al formarse nuevas fibras de colágeno en la dermis que tensan la piel y rejuvenecen tanto la cara, cuello y escote, colaborando con el tratamiento de Ultrasonidos Focusados.

HIFU Un tratamiento no invasivo 

Aquellas personas que busquen la prevención o la corrección de la caída de los tejidos en el rostro y en el cuello o que deseen mejorar la piel del escote pueden optar por este procedimiento, señala el especialista, quien añade que “también puede usarse para mantener los resultados de un lifting facial o cervical”.

Un procedimiento ideal para los pacientes con flacidez moderada. Sus principales aplicaciones son:

  • Tensar la línea mandibular y el cuello 
  • Elevación de cejas 
  • Eliminación de las arrugas del escote 
  • Mejorar las bolsas de los párpados

Mejora la piel desde dentro 

Los resultados de esta tecnología derivan de la estimulación del colágeno de forma natural; el tratamiento, que se puede realizar en cualquier época del año, actúa en las capas profundas de la piel dónde se encuentra esta proteína eternamente vinculada a la juventud; todo ello sin perjuicio de la parte superficial.

La  principal ventaja de esta técnica  “HIFU ultrasonidos focalizados usados alcanzan la temperatura óptima de calentamiento de la piel, que estimula la producción de nuevas fibras de colágeno”.  La única técnica no invasiva para elevación no quirúrgica de cara y cuello, llegando a profundidades de 4.5 mm en los tejidos tratados, hecho que no pueden conseguir el resto de tecnologías. 

El tratamiento

  • ¿Produce dolor?

 

  • No requiere anestesia y aunque puede ocasionar molestia tolerable cuando se libera la energía de ultrasonido, es temporal e indica que la producción del colágeno ha empezado.


  • ¿Cuanto tiempo dura cada sesión?

 

  • La duración depende de la zona a tratar y generalmente suele ser entre 30 y 60 minutos

 

  • ¿Con qué frecuencia se dan las sesiones?

 

  • Suele ser suficiente con una sesión al año, aunque en teoría se puede repetir cada 3 meses. 

 

  • ¿A partir de cuantas sesiones se pueden ver efectos?

 

  • “Tras la primera sesión los resultados son visibles, apareciendo de manera progresiva durante los siguientes 3 a 4 meses después del tratamiento”. De forma gradual, la piel renueva su colágeno y lo sustituye por uno nuevo y más elástico.

 

  • advertimos de que “los resultados no son espectaculares, ni sustituyen a una cirugía”, pero logran mejorar la flacidez de la piel de forma no agresiva.

 

La piel tras el tratamiento

Este sistema permite al paciente recuperar inmediatamente su actividad normal, los efectos secundarios más comunes que pueden darse son enrojecimiento de la piel por unas horas, inflamación o sensación de hormigueo. No es necesario ningún cuidado especial tras el tratamiento.

“Algunas personas pueden mostrar una ligera inflamación de la zona tratada durante las 24 o 48 horas sucesivas, que cede espontáneamente”; en estos casos, se desaconseja practicar ejercicio físico intenso o someterse a fuentes de calor.

Entre los efectos menos comunes se encuentra la aparición de pequeños hematomas o falta de sensibilidad, todos ellos leves y desaparecen con el tiempo.

 

Para las personas que acostumbren a maquillarse diariamente este tratamiento no supone ningún impedimento, ya que la zona tratada se puede maquillar justo después de una sesión.

Para finalizar:

En el Grupo NutriDermoVital  insistimos siempre en que la prevención es clave:

. Nutre tu piel con tratamientos productos médico-estéticos seguros y eficaces

. Aplica diariamente protector solar