Un nuevo tratamiento farmacológico podría ser la alternativa al trasplante de Higado

 

La enfermera del estudio Kara Watt, de 21 años, necesitó un trasplante de hígado hace dos años. Estaba en un centro de cuidados cuando comenzó a sentirse enferma y su cara comenzó a ponerse amarilla. Las pruebas identificaron un problema con su función hepática que continuó empeorando.

Ella terminó en cuidados intensivos en Edimburgo y le dijeron que necesitaba un hígado nuevo. Es gente como Kara a quien los científicos esperan que su trabajo ayude. El equipo comenzó examinando los hígados de las personas para ver por qué pierden su capacidad de regenerarse.

Descubrieron lesiones graves que desencadenaron rápidamente un proceso llamado senescencia en todo el hígado. La senectud es cuando las células del cuerpo envejecen, se cansan y dejan de funcionar correctamente. Es parte del envejecimiento, pero los investigadores mostraron que las lesiones graves eran como una “vejez contagiosa” que se extendía a través del órgano, según la BBC.

El estudio también encontró una señal química que parecía ser responsable. Después, los investigadores recurrieron a los ratones y a una terapia experimental contra el cáncer que podría bloquear la señal. A los animales se les administró una sobredosis de drogas que normalmente conduciría a la insuficiencia hepática y la muerte, pero con el tratamiento sobrevivieron.

El hígado tiene una gran capacidad natural para repararse a sí mismo, pero esto puede no ser así en algunas lesiones, como las producidas por sobredosis de graves de drogas, lo que hace imprescindible un trasplante de hígado. La nueva terapia es un medicamento contra el cáncer que restablece este potencial regenerativo. El trabajo está en una etapa muy temprana, pero el equipo dice que las alternativas al trasplante tendrían un gran impacto en los pacientes.

Los investigadores planean probar el medicamento en pacientes pronto con la esperanza de que pueda reducir la necesidad de trasplantes de hígado. Esto podría reducir las presiones en la lista de trasplantes de órganos, pero también cambiar la vida de los pacientes. Actualmente, Kara está tomando 13 medicamentos al día, principalmente para evitar que su cuerpo rechace su nuevo hígado.

El equipo también está investigando si la senescencia se disemina más allá del hígado y podría ser parte de la explicación del fallo orgánico múltiple.

Fuente – Leer más

 

Campus Virtual – Formación Online