3 mitos sobre la píldora anticonceptiva

La píldora causa siempre aumento de peso”

Es cierto que aproximadamente un tercio de las mujeres que toman la píldora engordan durante el tratamiento, pero otro tercio no tiene este síntoma y el resto incluso adelgaza.

El mito procede del hecho de que algunas mujeres comienzan a tomarla en la adolescencia, justo antes de que su cuerpo experimente cambios propios de la edad que podrían confundirse con efectos adversos de la pastilla.

La píldora debe tomarse siempre a la misma hora”

Aunque sí que es cierto que los anticonceptivos basados sólo en progestina sí que deben tomarse a la misma hora porque sus efectos no duran más de 26 horas, esto no ocurre con todos los tipos de píldoras anticonceptivas.

Así, la píldora combinada, compuesta por progestina y estrógeno, actúa impidiendo la ovulación, de modo que su efecto es mucho más duradero. Sí que se recomienda hacerlo siempre en el mismo momento del día, pero los motivos tienen que ver más con establecer una rutina y evitar olvidos que con otra cosa.

La píldora puede afectar a la fertilidad”

Si bien la función de la píldora es evitar embarazos no deseados, la fertilidad de las mujeres que la consumen no tiene por qué comprometerse una vez finalizado el tratamiento.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede parecer que ocurre algo así, debido a que algunas mujeres toman la píldora durante tantos años que cuando deciden buscar el embarazo ya son muy mayores y su fertilidad simplemente se ha visto afectada de forma natural por el paso del tiempo.

Por otro lado, algunas de las mujeres que toman la píldora lo hacen para tratar problemas ginecológicos que pueden afectar a la fertilidad por sí mismos, no por el consumo de hormonas.