5 TIPS para evitar las consecuencieas del verano al sol

Las consecuencias de las largas exposiciones al sol comienzan con que la piel memoriza cada rayo, bueno y malo, que tarde o temprano lo manifiesta.

– Los primeros baños de sol deben ser progresivos y realizarse a horas en las que la radiación sea moderada, es decir, a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, de esta forma se evitan las quemaduras solares.

– Extremar las medidas de precaución con la ingesta de algunos medicamentos, como ciertos antibióticos que pueden pigmentar la piel.

– Una dieta rica en frutas y verduras (zanahorias, calabaza, papaya, mango, tomates),  puede ser nuestra gran aliada a la hora de conseguir un buen bronceado. Estos alimentos son ricos en betacarotenos, anti-oxidantes y ácidos grasos que nos ayudan a potenciar la pigmentación, activar nuestra melanina y nutrir la piel.

– La manera en que utilizamos los fotoprotectores es decisiva a la hora de tomar el sol. “debemos aplicar el protector solar al menos treinta minutos antes, en una cantidad generosa y siempre sobre la piel seca y limpia. Además, es importante que no haya restos de perfume o desodorantes sobre la misma, ya que pueden causarnos manchas”

– Por último, tras la exposición solar, hay que nutrir y calmar la piel, mediante cremas regeneradoras, nutritivas, mascarillas de factores de crecimiento epidérmico o de vitaminas.