Maquillaje, Sofisticado o natural

La presentación de tendencias de maquillaje de MAC se celebra cada año en una capital europea diferente y siempre es un ‘show’ impactante en el que participan decenas de periodistas, maquilladores, fotógrafos y relaciones públicas de la marca llegados de todos los países del globo respondiendo a la llamada de Karen Buglisi, presidenta de la compañía, una mujer tan marchosa y de rompe y rasga como el espíritu de su marca. Berlín fue el escenario de la última de estas citas Global Trends y, como era de esperar, la atmósfera vanguardista de la capital alemana contagió la escenografía de puesta de largo de las colecciones para este próximo otoño-invierno. El emblemático edificio E-Werk, ubicado en una antigua central eléctrica junto al Checkpoint Charlie, cobijó el espectáculo en el que los grandes expertos de la casa, esos que han maquillado a las artistas más famosas del planeta de manera fascinante, explicaron a través de vídeos e imágenes de pasarela los ‘looks’ más atractivos vistos en el ‘backstage’ de las colecciones de moda. De su interpretación de las corrientes creativas de los diseñadores han salido los nuevos productos de maquillaje de la firma para este curso. Y también, la forma de aplicarlos. Ellos son los gurús del qué (llevaremos) y el cómo (lo haremos).
Aunque la consigna en maquillaje sea naturalidad, en MAC eso no significa sencillez. Más bien sofisticación. Está claro que ser uno mismo puede resultar la cosa más complicada del mundo. Para hacerse una idea de lo que son capaces de realizar los creativos de esta marca americana para reforzar la personalidad con sus herramientas de color basta contemplar el rostro de la rapera Brooke Candy, inspiradora de una línea de productos con su nombre, que actuó en exclusiva para los invitados internacionales en el Club Schwulz, un local muy de moda en el barrio berlinés de Neukölln.
Y para las mortales, ¿cuáles serían las claves? Hay una que lo resume todo: potenciar la individualidad. Y que cada una elija si prefiere unos exagerados labios rojos con brillo de vinilo a lo Grace Jones u otros redondeados rosas de muñeca. La piel, siempre fresca y luminosa, para ello los ‘primers’ (preparadores) son de gran ayuda. Durante bastante tiempo ignorados, hay que aprender a utilizarlos ya. Otra cosa está clara: el ‘eyeliner’ sigue siendo imprescindible para dibujar las rayas geométricas que se llevan esta temporada, que ya no se sitúan al ras de las pestañas como antes. Si hemos cargado los labios y nos gusta que los ojos parezcan (solo parezcan) casi desnudos, la máscara no puede faltar para conseguir ese efecto de abrir la mirada. Solo nos queda ponernos manos a la obra y crear nuestro propio ‘look’ personal. Adelante.

14726483082319

Sofisticación
“Además de verse en pasarela (Max Mara, Mary Katrantzou y Proenza Schouler), existe un interés por parte de las consumidoras hacia los colores oscuros en los labios que se refleja en la calle. Se declinan en todo tipo de acabados: la estrella son los cremosos pero también hay charoles, mates y aterciopelados”, resume Baltasar González Pinel, uno de los directores artísticos de la firma, artífice de ‘looks’ de desfile y uno de los presentadores del Global Trends de Berlín. Maite Tuset, también ‘make up artist’ para España, reclama la sofisticación para los ojos a través de eyeliners gráficos (Giamba, Kenzo, Emanuel Ungaro) que recorren el párpado o dibujan, con un trazo intenso, la línea del agua. También resulta llamativo el gusto por sacar el ‘glitter’ en los párpados al día a día (muy años 70). ¿Cómo? “Añadiendo un detalle de purpurina a una sombra marrón”, aclara Baltasar.
Naturalidad
Que no es sinónimo de sencillez. De hecho, un aparente ‘look’ natural suele llevar más trabajo profesional de brochas y pinceles y un mayor uso de productos. “La idea que subyace es la de crear velos de color que se correspondan con los tonos naturales que hay en la piel. Los ahumados en los ojos se realizan en beis y en ‘nude’. El ‘eyeliner’ negro se difumina hasta que quede suave. Los labios reproducen el tono existente, ligeramente subido (y se usa un labial oscuro y luego se pasa un tisú para dejarlo levemente teñido, como mordido”, resume Maite Tuset las claves de esta corriente. La clave para emular las propuestas que hicieron Alberta Ferretti, Chloé, Guy Laroche o Christophe Lemaire es, como destaca Baltasar, “no hacer desaparecer el maquillaje, sino difuminarlo”.

Fuente – Leer Mas

 

Guardar