Cómo combatir la menopausia como un desafío personal y alcanzar la plenitud

Para muchas mujeres la menopausia no supone solo el fin de su capacidad reproductiva, sino un sinfín de síntomas, que afrontándolos con una actitud negativa, se convierte en una situación aún más angustiosa. Entre estos síntomas se encuentran: pérdida de memoria, envejecimiento, se sienten menos atractiva, entre otros.

A esto hay que añadirle otro factor. Y es que si la mujer trabaja y tiene que ocuparse también de las tareas domésticas de la casa, los síntomas de la menopausia se intensifican, más específicamente aquellos que tienen que ver con las emociones: ansiedad, estrés, depresión o incluso siente como disminuye su libido.

Cambio de mentalidad: actitud positiva

La mente tiene más poderes de los que imaginas. Si te enfrentas a esta situación de la menopausia con una mente abierta, sin prejuicios y lo ves como un reto personal que superar, podrás vivir tranquila contigo misma y en paz.

Lo importante de tu vida es que sigas avanzando en el terreno personal y profesional, acumulando experiencias enriquecedoras sin que nada ni nadie pueda evitarlo. Recuerda el poder de tu mente y que tú eres la responsable de convertir esos pensamientos negativos en positivos.

Cuáles son tus metas y objetivos

Todas las personas sentimos necesidades y deseos, sino la vida no tendría sentido.

Si recordamos la pirámide de Maslow, en ella vemos como en el primer escalón se encuentran las de primera necesidad o fisiológicas (comer, respirar, sexo, dormir…), después está el escalón de la seguridad (seguridad laboral, física, moral, familiar…), continua el afecto (amistad, pareja), reconocimiento (confianza, respeto éxito)  y por último la autorrealización (resolución de problemas, creatividad, moralidad, aceptación de los hechos, etc.).

Esta última, sin duda, es la que más ansiamos y a la que más no cuesta llegar para sentir la felicidad plena.

Nos cuesta llegar porque antes  debemos satisfacer las que van por debajo. Y el problema con las mujeres que tienen menopausia es que si no tienen una vida sexual buena, no tienen un trabajo estable o no tiene autoestima alta, ni confían en sus posibilidades, nunca conseguirán sentirse realizadas y por tanto les faltará algo en sus vidas para ser feliz.

De esta forma, si nos quedamos estancadas en escalones inferiores, no creeremos en nuestras capacidades ni habilidades como mujer y nos sentiremos por los suelos.

La clave para solucionar esto y alcanzar el estado de felicidad plena será analizar y revisar hasta dónde hemos llegado, qué hemos conseguido, qué queremos lograr y qué necesidades debemos fortalecer para vivir plenas.

Claves para superar tu inseguridad emocional cuando tienes la menopausia

  • Quiérete con tus defectos y virtudes. La perfección no existe, así que no te castigues más, ni escondas otras virtudes que tienes. La gente te quiere por cómo eres y no por cómo te gustaría ser.
  • Potencia tus fortalezas y no tus debilidades. No te centres en lo negativo y valora todo lo positivo y bueno que tienes. Si no lo tienes claro, coge lápiz y papel y empieza a desarrollar todas las cosas buenas y malas que tienes. Verás cómo las positivas son más y en las que debes centrarte.
  • Las comparaciones son odiosas. Eso te hará sentirte mal contigo misma. Y si crees que conseguirás algo con eso, estás equivocada: perderás tu tiempo que es tan valioso.
  • Cuenta tus inseguridades a alguien de confianza que te apoye y te motive a conseguir tus objetivos.
  • Aprende a reírte de ti, de tus fallos, de tus aciertos…Con sentido del humor, ganarás confianza en ti misma y no te importarán lo que piensen los demás.

¡La risa es la mejor medicina para ser feliz y subir tu autoestima!

Edith

Edith Gómez
Editora – gananci.com

Twitter: @edigomben

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.