Consejos para tener una piel libre de arrugas

Muchas personas recurren a diversos métodos para tener una piel sin arrugas. Hay quienes incluso practican la meditación, sobre todo por sus beneficios en todo el organismo. Por ejemplo, Nutrición Sin Más señala que esta práctica es capaz de generar un buen estado de ánimo, un esquema de sueño adecuado y autodisciplina, lo cual sin duda se refleja en una piel saludable.

No obstante, para tener una piel que se resista a los síntomas del paso del tiempo se requiere de mucho más esfuerzo, y este es un asunto que se ha convertido en preocupación de muchas mujeres, e incluso hombres, quienes acuden de manera frecuenta a distintos centros estéticos en búsqueda de ayuda.

Sin embargo, el hecho de tener arrugas es el resultado de la forma en la cual se ha tratado la piel. Por ello, queremos compartir contigo una serie de sugerencias para que puedas dar un mejor trato a tu piel y ostentar una dermis mucho más rejuvenecida.

Consejos para el cuidado de la piel:

  1. Cuida tu piel de las radiaciones del sol: ya que estas son nocivas para la piel, especialmente cuando la exposición es prolongada. Recibir la radiación ultravioleta (UV), hace que las arrugas aparezcan de manera mucho más rápida. Para poder contrarrestar esto puedes utilizar cremas que ofrezcan protección solar, la ropa apropiada para cubrirte y recuerda llevar tu sombrero con visera.

  2. No fumes: y si lo haces, es mejor que abandones este hábito de manera inmediata, ya que fumar no sólo hace daño a tus pulmones y a tu corazón, sino también a tu piel. Quienes fuman, tienden tener una piel con arrugas, de una aparición más rápida que en la piel de quienes no son fumadores, sin mencionar que también poseen más posibilidades de padecer cáncer de piel.

  3. Toma suficiente agua: por lo menos dos litros. No esperes comer para tomar agua, al contrario, hazlo fuera de las comidas, ya que esto contribuirá a que tu piel tenga una buena hidratación. Beber agua también ayudará a tu cuerpo a deshacerse de toxinas.

  4. Ten una buena alimentación: lo que comes también se reflejará en tu piel. Es importante que la alimentación sea balanceada. Puedes consumir, durante la mañana y al mediodía, hidratos de carbono ya que estos te proporcionarán la cantidad de energía que tu cuerpo necesita para atravesar el día. Sin embargo, en la noche puedes consumir proteínas, las cuales ayudarán a tu piel y células a reponerse, luego del esfuerzo diario.

  5. Evita estresarte: aunque sea muy difícil muchas veces evitar vivir bajo estrés, la verdad es que este factor ocasiona innumerables problemas en nuestra piel. Sin darnos cuenta realizamos movimientos o gestos involuntarios que terminan por acentuar las arrugas, o hacer que estas aparezcan más rápido, tales como fruncir el ceño o apretar las mandíbulas. Trata en todo momento que los músculos de tu rostro estén relajados.

  6. Retira el maquillaje: este es uno de los pasos más fundamentales dentro de las rutinas de belleza, ya que al hacerlo la piel empieza el proceso de oxigenación y nutrición. Es importante hacerlo antes de ir a la cama, especialmente en la zona del rostro y el cuello. Si no cumples con este paso, tu piel comenzará a envejecer mucho más rápido.

  7. Aplica los cosméticos apropiados: especialmente los recomendados por los dermatólogos, ya que otros podrían hacerte daño. La piel necesita por lo menos cumplir con los pasos de limpieza e hidratación, así como nutrirse y estar protegida de radicales libres. Es necesario que utilices los productos de la manera adecuada, y que no apliques cualquiera en tu rostro, sino –tal como hemos mencionado- sólo los recomendados por los especialistas.

  8. Duerme: el tiempo suficiente para que tu piel pueda descansar y regenerarse, pues, cuando estamos durmiendo nuestro cuerpo se nutre con distintas sustancias y hormonas que se encargan de su cuidado y reparación.

  9. Recurre al sérum: con preferencia en el hialurónico, ya que su poder hidratante es maravilloso, lo cual lo convierte en un gran producto al momento de eliminar arrugas o líneas de expresión. Aunque este ácido forma parte de muchas cremas para el cuidado de la piel, cuando lo compramos en su presentación como sérum, podemos beneficiarnos más de sus propiedades, puesto que es más alta su concentración.

  10. Prepara mascarillas caseras: incluso si no tienes dinero, puedes atender tu piel como merece preparando mascarillas en casa. Uno de los ingredientes más idóneos para darle firmeza a nuestra piel es el aguacate, al cual podemos agregar un poco de aceite de oliva e hidratar nuestro rostro y cuello. Si utilizamos pepino, podemos hacer que nuestra piel esté más fresca, y si colocamos en un recipiente yogurt con zanahoria también podemos cuidar nuestra piel para que esté protegida, luego de haber estado expuesta al sol.

Una receta infalible para hidratar nuestra piel

Además de los consejos que hemos compartido contigo, también existe otra mascarilla que podemos elaborar en casa para nutrir nuestra piel e hidratarla.

Consiste en mezclar un trozo de plátano que esté bien maduro, y añadir un par de cucharadas de yogurt, hasta obtener una buena consistencia, con un toque de miel.

Estos ingredientes se unen y se aplica por unos 20 minutos, retirándola con agua tibia. Esta mascarilla es ideal porque puede ser aplicada en todos los tipos de piel.

Por último, recuerda que el principal secreto de belleza para lucir una piel radiante es disfrutar cada momento y vivir siendo felices. Verás como nuestra piel se encargará de reflejar todas nuestras mejores emociones.

© Grupo NutriDermovital Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.

Autora Post
Edith Gómez Editor – gananci.com https://www.linkedin.com/in/edithgomezbenitez

https://youtu.be/Be1lY9cLG0I Guardar

Guardar