Cosméticos que ayudan a mantener la firmeza durante el embarazo

Son muchas las creencias tradicionales sobre el embarazo y el aspecto de la mujer respecto al sexo del futuro bebé, como la forma de la barriga, la cara o la mirada. Todas ellas englobadas en una especie de tradición oral que pasa de generación en generación, a veces obviando otras cosas tan importantes y, en definitiva, más reales y útiles, como los efectos que tienen sobre la piel de la mujer esos nueve meses de gestación y la aconsejable necesidad de utilizar, también, cosmética en el embarazo para prevenir que el cuerpo no cambie más de lo estrictamente debido.

Y es que muchas mujeres, a partir del tercer mes, casi inevitablemente, vuelcan toda su atención en el bebé que verá la luz en seis meses, preocupándose casi sólo por los síntomas típicos del embarazo: mareos, náuseas, vómitos, dolores de cabeza… síntomas que, por fortuna, no todas las mujeres tienen.

Llevar una vida saludable, fundamentalmente a través de una alimentación sana y rica en proteínas y minerales, hacer yoga o caminar, huir del estrés o, incluso, escuchar música a través de la cual conectar con el bebé, son algunas de las actividades que las futuras mamás pueden hacer para tener un embarazo llevadero y sereno.

embarazo-1

Sin embargo, es muy común que el embarazo y las transformaciones del cuerpo sufran efectos no tan reconfortantes como hinchazón en los tobillos o piernas cansadas y pesadas, más acusados en los días más calurosos, por retención de líquidos causada por las hormonas que entran en juego en el embarazo. Si lo pensamos bien, son cambios perfectamente normales, ya que el cuerpo se debe adaptar a la nueva situación.

Como las clases de preparación al parto o la lactancia, la mujer tiene que llevar al día los cuidados de su propia piel, más seca, en muchos casos, por las variaciones hormonales, y conseguir evitar efectos tan comunes durante el embarazo como la aparición de estrías por el estiramiento de la piel, la celulitis o el conocido cloasma o manchas típicas en la cara por el contacto continuado y sin protección con la luz solar.

Por fortuna, existe una variedad de cosmética natural desarrollada para prevenir esto y que no es invasiva para el bebé, aspecto que preocupa enormemente a las embarazadas y que, en muchos casos, determina el no usar ningún producto por el consabido “por si acaso”.

Muchas son marcas ya asentadas entre las futuras mamás, que ofrecen soluciones en cremas, serum o aceites a base de proteínas naturales y antioxidantes que, con una fácil aplicación a base de masajes, normalmente dos veces al día, puede ayudar a las futuras mamás a prevenir todos esos efectos negativos y a reafirmar la piel.

El primer cambio que se produce es en el pecho, mucho más sensible, y trae consigo en poco tiempo el aumento de talla por la acumulación de grasas hasta la subida de la leche. Existe cosmética apropiada de la que las mujeres se pueden servir para, por un lado, aliviar la tensión y, por otro, reafirmarlo, evitando la flacidez o caída tras el embarazo, una de las mayores preocupaciones de las mujeres, sobre todo las primerizas.

Y llega el momento. Tras haber tenido preparada durante semanas la maletita con lo necesario para llevar al hospital, llega el día tan esperado. A partir de ahí, el cuerpo necesita unos meses para volver a su ser. Al no tratarse de un muelle que se estira y afloja y vuelve siempre a su estado natural, el cuerpo de la recién mamá necesita un estímulo y ayuda para trabajarlo, teniendo paciencia y sin desanimarse, porque no es cosa de semanas. Haber llevado a cabo cuidados de la piel y el cuerpo durante el embarazo, ya es el primer paso.

El deporte suele ser uno de los mejores aliados, destacando fundamentalmente pilates, pero no hay que dejar de lado la alimentación, pese a disponer de poco tiempo debido a todas las atenciones que requiere un bebé. La organización, si bien puede parecer casi imposible, es necesaria para crear un entorno sano y tranquilo en el que estar la nueva familia.

Si la mamá ha decidido dar el pecho, tendrá por delante seis meses, de media, con todas sus tomas en los que tendrá molestias o irritación, por lo que es importante que conozca también distintas cremas regeneradoras que existen en el mercado para poder aplicarse después de cada toma, siguiendo las instrucciones de uso marcadas en el prospecto.

No hay que olvidar que el primer punto de contacto entre la mamá y el bebé es la piel. Será a través de la piel como se conocerán en el mismo instante que el recién nacido llegue el mundo y será a través de la piel, fundamentalmente, como se irán conociendo durante los primeros meses de vida, por la lactancia y por los abrazos y las caricias, tanto de la mamá como del resto de su familia y amigos.

Fuente – Leer Mas

 

Guardar