El cáncer matará a un 60% más de mujeres en todo el mundo en 2030

 

El cáncer matará a 5,5 millones de mujeres cada año para 2030, un incremento de cerca del 60% en menos de dos décadas, según el informe Global Burden of Cancer in Women, un análisis realizado por la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) que se presentó este martes en el Congreso Mundial del Cáncer que se celebra estos días en París.

Según el análisis de la ACS, en 2012 se dieron 6,7 millones nuevos de casos de cáncer y 3,5 millones de muertes en mujeres de todo el mundo (el 56% de los casos y el 64% de las muertes en los países menos desarrollados), cifras que se espera se incrementen para 2030 hasta los 9,9 millones de casos y los 5,5 millones de muertes mencionadas debido al crecimiento y el envejecimiento de la población. Como se deduce de esos porcentajes, el peaje más alto lo pagarán las mujeres de los países pobres y de ingresos medios, y por cánceres que son en gran medida prevenibles.

El informe, realizado también por la farmacéutica Merck, destaca “la gran desigualdad geográfica en la disponibilidad de recursos, así como en las medidas preventivas y en el tratamiento para combatir una enfermedad que sigue creciendo”, señaló Sally Cowal, vicepresidenta de Salud Global de la Sociedad Americana del Cáncer, que explicó también que la mayoría de las muertes ocurren en adultos jóvenes y de mediana edad, lo que añade una pesada carga a las familias y a las economías nacionales.

El cáncer ya mata a una de cada siete mujeres y es la segunda causa de muerte en todo el mundo (14% de total), tras las enfermedades cardiovasculares (34%). El más común, el cáncer de mama, mató a 521.900 mujeres en todo el mundo en 2012. Le sigue el cáncer de pulmón (491.200 muertes), el colorrectal (320.300) y el de cuello uterino (265.700).

Muchas de esas muertes podrían evitarse a través de la lucha efectiva contra el tabaquismo, la inmunización y el cribado, especialmente en los países más pobres donde se diagnostica y se trata menor proporción de tumores, aunque es donde más crece la carga relativa del cáncer por el incremento general de la esperanza de vida.

Las mujeres de esos países están cada vez más expuestas a los factores de riesgo de cáncer conocidos “asociados a la rápida transición económica”, indicó Cowal, entre ellos, “la inactividad física y el sedentarismo, una dieta poco saludable, la obesidad y los factores reproductivos, como el retraso de la maternidad”. Eso explica, según el informe, que esos cánceres que antes eran más comunes en los países con altos ingresos sean cada vez más frecuentes en los países pobres.

Casi el doble de casos en cáncer de mama

Para ese mismo año, 2030, el número de mujeres diagnosticadas sólo de cáncer de mama en todo el mundo podría casi duplicarse hasta alcanzar los 3,2 millones anuales, a menos que se tomen medidas urgentes, según una serie de artículos que publica The Lancet y que también han visto la luz con motivo del Congreso Mundial del Cáncer en París.

Unas 800.000 mujeres mueren cada año por cáncer de cuello de útero y de mama. El lugar donde vive una mujer determina en gran medida sus opciones de supervivencia: dos tercios de las muertes por cáncer de mama y nueve de cada 10 muertes por cáncer de cérvix se producen en países con bajos y medios ingresos. Aunque algunos tratamientos y diagnósticos, como radioterapia y mamografías, respectivamente, pueden resultar inasequibles para esas economías, existen opciones efectivas más económicas para abordar esos cánceres y prevenir muertes cada año, aunque no están disponibles.

Los autores señalan que los esfuerzos realizados hasta ahora para combatir estos tipos de cánceres no han sido los adecuados y que se requiere un esfuerzo internacional para terminar con muertes por cáncer de mama y de cérvix que son prevenibles.

Así, en el caso del cáncer de cuello uterino se podría prevenir casi totalmente mediante la vacunación rutinaria de las niñas contra el virus del Papiloma Humano y el cribado cervical con el tratamiento de las lesiones precancerosas, opciones ambas que no requieren de oncólogos ni centros especializados. Los artículos de The Lancet señalan que el coste si no se hace nada será enorme, pasando a diagnosticarse en el caso del cáncer de mama de los 1,7 millones de mujeres en 2015 a 3,2 millones en 2030, y en el caso del cáncer de cuello de útero se daría un incremento del 25% para sobrepasar las 700.000 mujeres en 2030.

“Hay una concepción errónea de que los cánceres de mama y de cuello uterino son difíciles y costosos de prevenir y tratar, sobre todo en los países con pocos recursos donde además la carga de estas enfermedades es más alta, pero nada más lejos de la realidad. Estimaciones recientes sugieren que se podría introducir un paquete básico de control de cáncer en países de bajos y medios ingresos por tan solo 1,72 dólares por persona, lo equivalente a sólo el 3% del gasto actual en salud de estos países“, explica Ophira Ginsburg, profesora de la Universidad de Toronto (Canadá).

La persistente insuficiencia de inversión en esos países, que reciben sólo el 5% de la financiación mundial para el cáncer, ha agravado la cuestión, teniendo efectos negativos sustanciales en la salud de la mujer, la vida familiar, la pobreza y el desarrollo económico.

El lugar donde vive una mujer, su origen étnico y su estatus socioeconómico y migratorio determinarán en gran medida si desarrollará uno de esos cánceres y, sobre todo, si sobrevivirá. En este sentido, la supervivencia a cinco años después del diagnóstico del cáncer de mama varía del 50% en Sudáfrica, Mongolia y la India, a más del 80% en 34 países, entre ellos Australia, Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania o Estados Unidos. Pero las desigualdades no se limitan a los países más pobres del mundo. Los datos en Europa reflejan que la supervivencia a cinco años del cáncer de mama varía hasta en un 20%, del 86% de las mujeres que sobreviven en Suecia al 66% en Lituania, por ejemplo.

Para los autores de los artículos, la respuesta a los cánceres de las mujeres debe ser vista como parte de los compromisos internacionales para lograr la cobertura universal de salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que estas metas, especialmente las relacionadas con la pobreza y la salud, están seriamente amenazadas por esos cánceres en mujeres.

“La comunidad global no puede seguir ignorando un problema que provoca que cientos de miles de mujeres mueran innecesariamente cada año. Se prevé que la necesidad de un acceso asequible al cuidado del cáncer aumente en las próximas décadas ya que la tasa de cáncer está creciendo en los países más pobres”, recalca Richard Sullivan, profesor de Cáncer y Salud Global en la universidad King’s College de Londres y coautor de los artículos que publica The Lancet.

Fuente – Leer Mas