Interacción de las Fuentes de Luz  (Láser, IPL, Elight, …) en los tejidos diana

 

Es fundamental diferenciar y reseñar que en la actualidad existen dos modos de interacción (Fototermólisis selectiva y Fototermólisis Progresiva – SHR)

 

Teoría de la fototermólisis Selectiva:

Explica la producción de daño térmico únicamente en el tejido diana a consecuencia de la absorción específica de radiación por parte de alguno de sus componentes (cromóforo) según teoría publicada por (Anderson y Parrish, 1983).

Este sistema requiere de disparos aislados de alta energía sobre la piel, lo que generen puntas térmicas elevadas en la zona aplicada y están son responsables tanto de la eficacia, pero también del dolor, la agresión cutánea, agresiones que en ocasiones, generan cambios de pigmentación y/o quemaduras no deseadas en las zonas aplicadas.

 

Teoría de la fototermólisis Progresiva:

Explica la producción de daño térmico únicamente en la diana a consecuencia de la absorción específica de radiación por parte de alguno de sus componentes (cromóforo).

La principal diferencia entre la fototermólisis Selectiva con la fototermólisis progresiva radica en que en la progresiva consiste en lograr un calentamiento gradual de la dermis que debe mantenerse durante un tiempo determinado. El folículo y su entorno reciben la energía de manera suave y continuada, logrando alcanzar una temperatura moderada (45 a 50 ºC) suficiente para generar una lesión irreversible del folículo y por tanto logrando su inhabilitación para el crecimiento del pelo.

Además, el manípulo emisor del láser debe estar en desplazamiento continuo (movimiento) sobre la piel, realizando 10 disparos por segundo (10 Hz) a baja energía (10-20 J/cm2).

De esta forma el riesgo de quemadura pasa a ser despreciable, las sesiones son más rápidas y lo más importante la ausencia de dolor, ahora el paciente solo siente un calor perfectamente soportable.

 

Factores importantes que intervienen en dicha interacción entre Fuentes de Luz y los tejidos:

 

Para comprender esta interacción es fundamental definir y comprender alguno de los factores que intervienen.

 

Duración de Pulso:  El poder limitar la duración del pulso se puede localizar el daño térmico y limitar la transferencia energética al tejido adyacente.

El calentamiento tisular conlleva coagulación y vaporización de las proteínas en un proceso que sigue los principios de la teoría de la fototermólisis selectiva y progresiva. La energía emitida por el sistema de luz es absorbida de manera preferente decir por el cromóforo del tejido diana.

 

Tiempo de relajación térmica (TRT):  es aquel tiempo en que el tejido tratado con la fuente de luz ha eliminado la mitad de la energía calorífica producida por el impacto de la Fuente de Luz. La medida de tiempo Estándar internacional es de 16 ms, aunque abra que tener muy en cuenta el fototipos al que se aplica las Fuentes de Luz, pues a fototipos más oscuros se produce más absorción de luz ergo más calentamiento, luego se requerirá más tiempo en eliminar esa mayor temperatura. Mientra que para el folículo pilosebáceo, es de 20 a 60 ms (dependiendo del grado de luz aplicado y concentración de melanina).

Es importante recordar que las estructuras grandes se enfrían más lentamente que las estructuras pequeñas.

 

Tiempo de daño térmico del folículo piloso: es el tiempo requerido para que ocurra la difusión de la energía óptica entregada por el sistema desde el pelo a las células germinativas del folículo piloso (Rogachefsky y col, 2002) El mismo varía entre 170 y 1000 ms.

Tiempo de daño térmico: es el tiempo de daño térmico irreversible (tejido dañado necrosado).

Para producir el daño térmico efectivo es necesario:

  • utilizar una longitud de onda donde la diana molecular tenga más absorción que el resto de cromóforos. Sólo puede haber efecto tisular si la luz es absorbida como indica la ley de Grothus-Draper. Así pues la cantidad de energía absorbida depende del cromóforo y de su capacidad para absorber la longitud de onda empleada.

 

 

  • La energía lumínica absorbida en la piel produce los siguientes efectos:

 

2.a) Fototérmico

Efecto Fototérmico se debe a la absorción selectiva de la longitud de onda por el cromóforo y a su transformación en calor para finalmente destruir la diana. (aprox. 70º-80º son necesarios para la destrucción irreversible del folículo piloso)

 

2.b) Fotoquímico

El efecto fotoquímico se debe a reacciones químicas desencadenadas por la energía lumínica en agentes Fotosensibilizantes exógenos o presentes en la piel; este efecto sirve de base a la terapia fotodinámica.

 

2.c) Fotomecánico

Finalmente, el efecto fotomecánico se debe a un diferencial térmico desencadenado por el impacto de la luz en el tejido. Este diferencial térmico ocasionará una onda acústica capaz de fragmentar y destruir la estructura diana.

 

Técnica de aplicación de las Fuentes de Luz:

En la aplicación de Fuentes de luz sobre el tejido se debe tener en cuenta:

 

1) La duración del pulso debe ser inferior al tiempo de relajación térmica de la diana, lo cual disminuirá la difusión térmica al tejido circundante.

2) Se debe Aplicar una dosis de energía correcta, recordando siempre que a mayor densidad de energía mayor será la destrucción.

3) El uso y aplicación de sistemas Multipulso (repetición de pulsos) de una duración determinada y con un intervalo entre ellos también determinado  tienen como fin lograr la temperatura adecuada en la diana molecular sin dañar el tejido adyacente.

4) Contar con un tamaño de spot que asegure una penetración adecuada, teniendo en cuenta que la misma es proporcional al tamaño del spot.

6) Utilizar sistemas de enfriamiento. (Variables según el tipo de láser)

7) El tejido hay que destacar:

  • Fototipo de piel.   Los fototipos de piel más claros admiten mayor cantidad de energía óptica con menor riesgo de efectos no deseados, lo contrario ocurre con los fototipos de piel más oscuros.
  • Color del tejido diana: el mismo viene determinado por la cantidad de melanina presente en los melanocitos).

 

Para terminar, os dejamos una lista de las Fuentes de luz más conocidas:

IPL

E-light

Láser de rubí

Láser de Alejandrita

Láser de diodo

Neodimio yag

Láser de Co2 – normal y fraxel

Láser de Erbium

 

Master & Curso Fotodepilación y Fototratamientos