Operación Bikini – Celulitis. Un 95% de la población femenina la padece

Celulitis. Un 95% de la población femenina la padece sencillamente porque los estrógenos juegan un papel importante en su aparición, aunque no son, ni de lejos, el único factor.

Para enfrentarnos a la celulitis es básico conocer qué tipo de celulitis tenemos, porque no es lo mismo la acumulación de grasa que un desorden del colágeno, por ejemplo. Por ello es fundamental un buen diagnóstico previo para poner el remedio adecuado.


‘Celulitis de las modelos’ (glicación)

Es la conocida como ‘celulitis de las modelos’, porque aparece incluso en mujeres muy delgadas. Tiene un origen muy diferente a las otras, ya que no se trata de una alteración grasa, sino de un desorden del colágeno. Los azúcares se adhieren a las fibras de colágeno y provocan que estas pierdan su fuerza, se deterioren y formen estructuras irregulares que se manifiestan como pequeños abultamientos similares a los de otro tipo de celulitis.

CELULITIS FIBROSA

Se produce cuando las células grasas han engrosado y no pueden hacer bien el intercambio celular. Los fibroblastos intentan acercar estas células al torrente sanguíneo para que puedan hacer bien su trabajo, pero al no conseguirlo lo rodean hasta convertir su exterior en tejido fibroso, que se transforma en nódulos.

CELULITIS EDEMATOSA

Es la más grave de todas, ya que refleja un problema del sistema linfático. Esta asociada a personas que tienen problemas de retención de líquidos, mala circulación en las piernas e incluso dolor muscular. Afortunadamente, no es difícil de tratar y los tratamientos más efectivos son también comunes en las clínicas estéticas.

CELULITIS CON FLACIDEZ

Suele estar asociada a los malos hábitos: alimentación poco equilibrada, el alcohol, fumar, vida sedentaria… No es complicada de eliminar, pero requiere un esfuerzo constante para no volver a caer en ella.