Láser en cirugía dermatológica.-

El láser puede ser usado para retirar tumores benignos, superficiales y no susceptibles de malignizarse, como léntigos simples, léntigos solares, queratosis seborreicas, verrugas vulgares, xantelasmas, pequeños quistes de retención epidérmica, adenomas sebáceos, rinofima, papilomas plantares, condilomas no sensibles a tratamiento tópicos, tricoepiteliomas, siringomas, nevus epidérmicos, neurofibromas, quistes mixoides digitales, molusco contagioso, rinoescleroma, hidradenitis supurativa. También se ha reportado éxito en nevo en vesícula de goma azul, perifoliculitis de la cabeza, hiperplasia angiolinfoide, tumores glómicos, cromomicosis, lesiones orales benignas y premalignas, blastomicosis, prurito vulvar psoriasis, poroqueratosis, condrodermatitis nodular, balanitis xerótica obliterante, lupus eritematoso discoide, balanitis de Zoon, pápulas perladas del pene, vitiligo estable. Existen patologías dermatológicas que no deben ser tratadas con láser pues son indispensables el tratarlas con un método más eficaz u obtener diagnóstico anátomo-patológico de la entidad, entre estas se encuentran: las lesiones malignas (carcinoma espino celular, carcinoma basocelular y melanoma). Es un buen criterio no extirpar ningún nevo atípico mediante láser de C02 o aclararlo mediante la lámpara de flash. Nunca deben ser vaporizadas con láser lesiones que no tienen diagnóstico claro, siempre deben ser biopsiadas previamente. El láser C02 también permite tomar una biopsia tangencial previa y vaporizar la base. En los casos de grandes tumores muy vascularizados, como sarcomas, tumores mucosos etc, el láser C02 puede ser utilizado a modo de bisturí siendo más ventajoso que éste puesto que es capaz de coagular los vasos entre 0.5 y 1.5 nm a la vez que corta sin provocar efecto térmico en los tejidos sanos circundantes. El láser también puede ser usado en blefaroplastia y en el transplante del cabello.

Los equipos utilizados son:

  • C02.

 

Resurfacing: peeling -láser.-

El láser es utilizado en el tratamiento del envejecimiento cutáneo y en las cicatrices debidas al acné, eliminando las capas más superficiales de la piel, con un control preciso de la profundidad, permitiendo su regeneración en un periodo corto de tiempo (6-8 días en la cara), por lo que se consigue la eliminación de las arrugas mejorando la textura y relieve de la piel. Esto unido a un efecto tensor gracias a que promueve el depósito de nuevo colágeno.

Los equipos láser usados son:

  • C02 ultrapulsado.

Láser C02.-

Emite a una longitud de onda de 10.6 micras, que corresponde al infrarrojo cercano. Su cromóforo es el agua. La vaporización selectiva del agua intra y extracelular permite una destrucción por capas de la epidermis y dermis. Produce, además calentamiento del colágeno, cuando los pulsos utilizados tienen una duración suficiente, lo que estimula la retracción tisular y la remodelación del colágeno dérmico. Este calor que se difunde provoca como efecto indeseable un eritema persistente durante dos meses después del tratamiento y una mayor susceptibilidad a la hiperpigmentación. Puede ser utilizado para vaporización por capas lo que no nos permite el estudio histológico de la lesión extirpada o bien a modo de bisturí, lo que si nos permite el estudio histológico. Utilizado de este modo, su ventaja frente al bisturí convencional es la capacidad de coagular los vasos menores de 1.5 mm, al mismo tiempo que se realiza la exeresis. Su desventaja es la gran producción de humo, que debe ser aspirado, ya que se han aislado en él productos cancerígenos y virus, precisándose protección mediante mascarillas especiales. Este tipo de láser es ampliamente utilizado para extirpación de lesiones benignas como léntigos solares, queratosis seborreicas, verrugas vulgares, fibromas, angioqueratomas, xantelasmas, rinofima; de lesiones pre malignas como leucoplasias, queratosis actínicas. Permite la extirpación y reepitelización en 7 – 10 días provocando una reacción mínima en el tejido circundante. El postoperatorio es prácticamente indoloro. Tiene una aplicación cosmética muy demandada, “el resurfacing”, que consiste en la eliminación de arrugas y signos de fotoenvejecimiento, mediante la ablación selectiva de la epidermis y la estimulación de la síntesis de colágeno dérmico reorganizado por el calentamiento. Se consigue asimismo una clara mejoría de las cicatrices de acné y postraumáticas.

TABLA N° 2
Tipos de Láser utilizados en Dermatología

 

Láser

Longitud de Onda
(nm)

Modo

Usos Típicos

Alexandrita

755

Interruptor Q
Pulso prolongado

Pigmentación dérmica epidérmica, Nevu de Ota, tatuaje (blanco, azul, verde), depilación.
Argón, Argón colorante

488-630

OC

Vascular, terapia fotodinámica.
CO2

10600

OC
Pulsado

Vaporización, ablación de rítides, cicatrices, fotodaño.
Vapor de cobre

512

OCC

Vascular, pigmento epidérmico.
Diodo

800-1000

OC / pulsado

Vascular y depilación.
Erbium: YAG

2940

Pulsado

Rítides, cicatrices, fotodaño.
Krypton

520-568

OC / pulsado

Pigmento y vascular.
KTP

532

OCC

Vascular, pigmento epidérmico.
Nd: YAG

532

Interruptor Q

Pigmentación, epidérmica, tatuaje rojo.
Colorante pulsado

1064

Pulso prolongado

Nevu de Ota, tatuaje negro, depilación.
Amarillo

577-600

Pulsado

Vascular niños y adultos.
Colorante pulsado

510

Pulsado

Pigmento epidérmico, tatuaje rojo, verde.
Rubí

694

Interruptor Q
Pulso prolongado

Pigmentación dérmica y epidérmica, Nevu de Ota, tatuaje blanco, azul, verde, depilación.
Nota: OC, onda continua; OCC, onda casi continua (pulsos rápidos de baja energía); pulsado, pulsos de alta Energía.