Tus ojos te delatan: estás mintiendo en una entrevista

Nunca pensé que me sometería a la prueba del polígrafo. Aún menos a una que sabe si miento sólo con mirarme a los ojos. «Piensa en un número, la máquina lo adivinará», me dicen. Tras apoyar la barbilla en un desgastado soporte y ponerme los cascos, comienzo el interrogatorio. Por supuesto miento de forma compulsiva: pienso en el cinco y digo que es el ocho. Por supuesto, la máquina me caza.

Eye Detect no es un polígrafo como lo entendemos: es un ordenador que todo lo ve. Su envoltorio de metal tiene algo de estética soviética, lo que aumenta la presión de quien se somete a su examen. En lugar de teclado, dos botones. Uno verde y uno rojo: verdadero y falso. Una cámara infrarroja, instalada encima de la pantalla, escanea el ojo durante toda la prueba y descubre a los mentirosos con un 85% de precisión.

Mientras que el polígrafo estándar mide los cambios en el sistema nervioso, la tecnología Eye Detect recoge el tamaño de la pupila, los movimientos del ojo y hasta el número de parpadeos: reacciones involuntarias que hacen muy difícil engañar a la máquina.

Este novedoso sistema ya se ha utilizado en procesos de selección de personal y para delitos de tipo financiero o de tráfico de drogas en Estados Unidos. También Colombia ha empleado esta máquina de la verdad con el fin de controlar la actividad de algunos funcionarios.

La primera empresa europea en utilizar esta tecnología ha sido Midas, la firma de mantenimiento de automóviles, que a través de Eye Detect ha querido demostrar la fiabilidad de sus empleados. «Cada prueba dura alrededor de 40 minutos. La realizaron 20 mecánicos, y todos la superaron con éxito» explica Jocelyne Bravo, Clients Marketing Manager de Midas.

La primera parte del test es auditiva, y estimula la concentración del individuo. Después hay que contestar a una batería de preguntas en primera persona, escogiendo entre verdadero o falso. «Todo el proceso es ajeno a lo humano, por eso es más objetivo y creíble», asegura Bravo. Y es que los resultados que arrojan cada una de estas pruebas son automáticamente analizados por la máquina, sin interpretaciones.

Los ojos no mienten.

Fuente;  http://goo.gl/6vz81x