El gran misterio de la belleza siguiendo el método 0,7 – Proporción aurea

(Corbis)

ojo

 

Poco importa el peso del cuerpo si la proporción del 0,7 se mantiene, porque es el modelo ideal del cuerpo femenino

El psicobiólogo Ignacio Morgado, es un referente en nuestro país en el estudio del cerebro y los procesos mentales. En su nuevo libro, La fábrica de las ilusiones (Ariel), se ha propuesto responder a preguntas comunes sobre su especialidad de una forma breve y clara, pero siempre con un ojo puesto en los últimos avances científicos.

Morgano explica que nuestro cerebro es una gran fábrica de ilusiones y que conceptos como la felicidad y el amor, o el estrés y determinadas enfermedades, radican en las neuronas. En el siguiente extracto el psicobiólogo trata de explicar en qué radica el concepto de belleza.

A Charles Darwin le obsesionaba la impresionante cola del pavo real, pues su teoría de la selección natural no explicaba cómo había podido evolucionar una característica que más que una ventaja adaptativa parecía un defecto que entorpece el movimiento y la conducta animal. Pero encontró una explicación en la llamada selección intersexual, basada en el mecanismo de elección de pareja que hace que los individuos de un sexo desarrollen características especiales para atraer a los miembros del sexo opuesto. Así, cuanto más vistosa y llena de “ojos” es la cola del pavo real macho, mayor atractivo e incitación sexual sienten las hembras por el mismo y, cuanto mayor es el número de ocelos de su cola, mayor salud y capacidad reproductiva tienen los machos. Por lo que la hembra, al sentirse atraída por una cola rica en ocelos, lo que en realidad está eligiendo, sin saberlo, es un macho que le garantice una descendencia sana, con capacidad de supervivencia. La razón de ello es que los genes que determinan ambas cosas, el número de ocelos y la capacidad reproductiva, van siempre juntos, por lo que quien hereda los que hacen posible una característica hereda también los que hacen posible la otra.

¿Hay en nosotros los humanos algún mecanismo de elección semejante? Parece que sí. Los varones de prácticamente todas las culturas se sienten especialmente atraídos por la figura femenina cuya relación entre el diámetro de la cintura y el de la cadera es de 0,7. Cuerpo de guitarra, lo llaman algunos. Poco importa el peso del cuerpo si la proporción del 0,7 se mantiene, porque es el modelo ideal del cuerpo femenino desde la perspectiva masculina. Pues bien, hay datos que indican que las mujeres con esas proporciones tienen en general menor prevalencia de enfermedades como las cardiovasculares o el cáncer, aunque hábitos como el tabaquismo o la polución ambiental y el estrés hayan modificado esa posible realidad.

En cualquier caso el mecanismo natural parece seguir ahí y a los hombres nos sigue cautivando el modelo 0,7. Como la pava real, aunque en un mundo desnaturalizado, al elegir esa forma corporal, los varones también estamos eligiendo, inconscientemente, potencial reproductivo. Mecanismos similares, aunque menos estudiados, parecen existir en sentido inverso, de mujer a hombre, al igual que para otras importantes cualidades físicas, como la simetría corporal, cuya apreciada belleza podría también indicar la ausencia de algunos problemas de salud. La naturaleza, en definitiva, nos engaña al inclinarnos hacia lo que sentimos como bello en el otro sexo cuando en realidad nos está orientando hacia la pareja con la que más y mejor podríamos procrear.

 

Las proporciones perfectas, y cómo lograrlas

En el post ‘Conócete a ti mismo’ te pedí que invirtieras unos minutos de manera periódica para tomar algunas métricas relevantes de tu cuerpo, con el objetivo principal de medir tu progreso y mantenerte motivado durante tu camino a un cuerpo ‘fit’.

Aparte de poder medir tu progreso, conocer estas métricas te va a permitir calcular algunos ratios interesantes sobre ti, y tener por tanto una idea de cómo de lejos estas del valor ideal.

Hace siglos que los grandes artistas conocen la existencia de ciertos ratios o proporciones del cuerpo que generan un efecto agradable en el observador, un efecto de atracción. Da Vinci o Michelangelo fueron algunos de los artistas obsesionados por encontrar estas proporciones perfectas. Una de ellas es el ratio de la cabeza respecto a tu altura (altura ideal = 8 veces tu cabeza). Otras tienen que ver con proporciones y simetrías entre los elementos de la cara (ojos, nariz, boca…) y finalmente las  asociadas a otras dimensiones de tu cuerpo.

Algunos de estos ratios ideales no sólo tienen un efecto sobre lo atractivo que nos hacen al sexo opuesto, sino que también son un indicador de lo saludable que estamos. Esto por supuesto no es casualidad, los seres humanos evolucionamos para ser atraídos a seres del sexo opuesto que tienen características saludables, ya que eso maximiza nuestras posibilidades de supervivencia y de procrear descendencia también saludable. Aquellos individuos que sentían atracción por características que no son saludables (deformidades, debilidad, obesidad….) no lograron procrear y por tanto sus genes desaparecieron.

Hay ciertas proporciones de tu cuerpo que difícilmente van a cambiar; si tu cuerpo es 6 veces tu cabeza en vez de 8 tendrás que soportar que tus amigos te llamen cabezón durante el resto de tu vida, mala suerte! (salvo que quieras visitar a los indios shuar del amazonas, que se especializan en la reducción de cabezas). Afortunadamente, existen ciertos ratios corporales que tienen un efecto mayor en la belleza y que son más fácilmente modificables.

Proporción cintura-cadera

Si eres mujer, el factor con mayor impacto en tu capacidad de atracción, es la proporción entre tu cintura (en su punto más delgado, seguramente a la altura del ombligo), y tu cadera (en su punto más ancho, considerando el trasero).

Dato curioso: Qué tienen en común las playmates que aparecieron en Playboy desde 1976 a 1990? La proporción entre su cintura y cadera (es decir cintura÷cadera) está entre 0,68 y 0,71. Parece que este valor, alrededor de 0,7, está grabado a fuego en las cabezas de los hombres (independientemente de su nacionalidad, raza o cultura), y es por tanto el número que hace girar dichas cabezas. En este selecto grupo del ratio perfecto (cintura/cadera = 0,7) se encuentran también bellezas clásicas como Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sophia Loren, Jessica Alba, Salma Hayek y la Venus de Milo (esculpida hace más de 2.000 años).

Como explicaba antes, si tu ratio es cercano a 0,7, aparte de ser más atractiva, es muy probable que tu salud sea mejor. A medida que este ratio se acerca a 1 (o lo supera) aumentan tus probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes, presión arterial elevada… (y por supuesto se reduce tu ‘impacto visual’).

En el caso de los hombres, este número no es tan relevante para su atractivo (aunque el ratio ideal es 0,8-0,9), pero después comentaremos uno muy relevante.

Existen muchos ejercicios que puedes hacer para mejorar este ratio, pero uno de los más efectivos es el ‘kettlebell swing’.  En más de una ocasión he hablado sobre las ventajas que ofrecen las kettlebells respecto a las pesas tradicionales, y la facilidad para realizar este ejercicio es una de ellas. Sin embargo, si no tienes un kettlebell te daré también una alternativa utilizando una pesa estándar. En este post explico cómo realizar correctamente este ejercicio. Un beneficio añadido del ‘kettlebell swing’ es que ayuda a levantar los glúteos como pocos ejercicios pueden hacerlo, y no hace falta que te diga que unos glúteos que desafían la gravedad son atractivos para ambos géneros.

Proporcion cintura-hombros

En el caso de los hombres, es de especial relevancia la proporción entre la cintura y los hombros.

El rango ideal para este ratio (el que te hace más saludable y más atractivo para las mujeres) es 0,6-0,7, haciéndote menos atractivo (y generalmente menos saludable) a medida que se acerca a 1.

Mi novia me confesó en una de nuestras primeras citas que sentía una especie de rechazo visceral hacia los hombres cuyas cinturas son iguales que sus hombros (afortunadamente no era mi caso :-), y desde luego mi novia no es la única mujer que opina así, es parte de nuestro cableado genético.

Para mejorar este ratio, recordando nuestros conceptos de matemáticas, podemos hacer 2 cosas (idealmente las 2 a la vez):

1)      Aumentar el numerador: es decir, tener hombros más anchos, para lo cual nada funciona mejor que las dominadas.

2)      Disminuir el denominador: es decir, reducir la cintura, para lo cual el ‘kettlebell swing’, es también una de tus mejores opciones.

ojos-azules4

Leer más:

http://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_%C3%A1ureo

 http://bit.ly/1xI0NtO

http://www.fitnessrevolucionario.com/2012/01/20/las-proporciones-perfectas-y-como-lograrlas/

 

 

 

 

 

 

 


Notice: Undefined index: cookieconsent_status in /home/formnutrid/domains/nutridermovital.com/public_html/wp-content/plugins/scp-cookies/scp-cookies.php on line 53